Pareja que "chivateaba" inmigrantes podría ser deportada de USA

>> 6 de marzo de 2010

NUEVA YORK._ Una pareja argentina que se convirtió en delatora del Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) de los Estados Unidos, ha sido traicionada por los federales y ahora, se enfrenta a la deportación.


Emilio y Analía Maya, quienes llegaron a Nueva York en 1990 y abrieron un restaurante en el poblado de Saugeties, cerca de las montañas de Katskill, se dedicaron a delatar inmigrantes indocumentados y traficantes de estos a cambio de la residencia permanente, con lo que creyeron, lograrían realizar el "sueño americano", pero ahora dicen, que fueron traicionados por los oficiales migratorios que les han abierto un proceso para deportarlos.

La pareja tiene un hijo. Los Maya, hicieron el compromiso con la policía al servicio de USCIS después que sus visados de turistas vencieran hace años. Emilio de 34 años y Analía de 30, delataron a muchos de los clientes de su negocio, pero al transcurrir los años y no ver resultados, reclamaron a los oficiales por sus tarjetas verdes.

La respuesta fue que como cualesquiera otros indocumentados, se enfrentan a la deportación hacia Argentina. Ambos dijeron al periódico local The Daily Mail que el acuerdo lo hicieron con el oficial Sidney Mills, a quien se le ofrecieron para ayudarlo a capturar principalmente a los hispanos sin documentos.

Mills dijo que creía que estaba haciendo algo "bueno" a favor de la comunidad, por lo que no lo pensó dos veces y dio el visto bueno al "chivateo". En marzo del 2005, el oficial organizó una reunión entre la mujer argentina y los jefes de la policía de Inmigración y Aduanas (ICE), Kelly McManus y Morgan Langer, quienes la bombardearon con preguntas sobre cómo podía hacer el trabajo de informante y porqué quería quedarse en los Estados Unidos.

Ella les dijo que una de sus aspiraciones era hacer una carrera universitaria. El oficial Mills confirmó que a cambio del "servicio", la ICE se comprometió a ayudar a los Maya a conseguir la residencia permanente. "Eso muy claro y el trato que hicieron", añadió Mills.

La pareja, trabajó encubierta llevando micrófonos y cámaras ocultas en sus ropas en reuniones y centros de trabajo donde detectaban inmigrantes indocumentados y utilizando nombres falsos.  Su "trabajo" de infiltrados lo desempeñaron principalmente para ayudar a la ICE a capturar pandilleros, narcotraficantes, tratantes de humanos, prostitución  y venta de documentos federales falsos.

La pareja tuvo que firmar un documento en el que aceptaban que no recibirían paga y no hablarían de su colaboración encubierta ni siquiera con sus familiares.  Así, fueron incluidos en el oscuro mundo de los llamados "EC" (Informantes Confidenciales), donde reina el engaño, la desconfianza y el peligro.

Uno de sus primeros trabajos fue ir a emplearse a una fábrica de cosméticos en el poblado de Port Jervis a 70 millas de distancia, donde se hizo pasar por una mexicana indocumentada. Durante cinco semanas y viviendo en un hotel cerca de la factoría, averiguó sobre las prácticas de contratación, quien proporcionaba los papeles falsos y sobre los administradores de la fábrica.

Agentes de la ICE la recogían a las 4:30 de la madrugada para dejarla próximo a la factoría y al final de la jornada, la llevaban de vuelta al hotel. Por su parte, Emilio, ubicó una banda de narcotraficantes y después de eso, le exigió una explicación a los jefes de la ICE, quienes le dijeron que si dejaban de informar, iban a ser deportados.

El trato lo hicieron en el 2005, pero en el 2008, los agentes comenzaron a exigirles que buscaran información sobre terroristas y planes de atentados. A partir de ese año, ya no fueron enviados a fábricas y reuniones. En mayo del 2009, los oficiales de la ICE les dijeron a la pareja que si no entregaban información sobre terrorismo, serían deportados y comenzaron el proceso.

Los Maya alegan que hicieron un trato con una agencia del gobierno federal que está obligada a cumplir y protegerlos. Ellos hablaron de su caso con el congresista Maurice Hinchey, quien los calmó, diciéndoles que el gobierno de Washingtona no hace uso de la gente y luego la tira a la basura.

Pero ese trató parece que se acabó. El 17 de noviembre cuando estaba saliendo de su casa, Emilio fue rodeado por agentes de la ICE que lo arrestaron, apuntándole con sus armas y se lo llevaron esposado a la cárcel de inmigración.
Cuando la esposa preguntó al jefe qué estaba pasando, éste le respondió:

"Ustedes son ilegales en Estados Unidos y serán deportados". Los delatores tienen un niño de 1 año de edad. fuente: primicias.com

7 comentarios:

LuisAntonioRD 3/06/2010 5:08 p. m.  

Que me perdone Dios pero jajajajaja debieron hacerle mas, traicionando a su raza.

Unknown 3/06/2010 9:59 p. m.  

yo digo los mismo ese tipos de gente tienen que hacerle los mismo que ellos le hicieron a muchos infelicez que llegan aqui a tratar de salir de la miserias,espero k los manden para su pais no los queremos aqui desportenlo sin piedad,para que ellos vean los que se sientes.

willy 3/07/2010 11:00 a. m.  

devieron de mandarlo para irak a chivatiar para lla, pero bueno que mas se puede esperar de los argentinos!! ese grupo de bo-lu-dos

Heidi Jimenez- Styling my closet 3/07/2010 2:50 p. m.  

argentinos al fin!!!,que creen que son mejores que todos los hispanos , bueno debieron hacerle eso y mas!!!

Gabriela 3/07/2010 11:09 p. m.  

a los q delataron eran a delicuentes,
no a gente de bien,los ultimos comentarios tienen algo de racista,yo soy argentina y me siento ofendida por ello,no todos somos iguales,asi como hay gente mala,hay gente buena,en Argentina,en China,en Australia,donde sea,no se puede meter a todos en la misma bolsa,por asi decirlo,yo soy argentina y vivo en Santo Domingo,legalmente!!,con mis papeles de residencia....

teo 3/08/2010 10:31 a. m.  

Así, fueron incluidos en el oscuro mundo de los llamados "EC" (Informantes Confidenciales), donde reina el engaño, la desconfianza y el peligro.

Señores, yo siempre lo digo: "LAS COSAS DEBEN HACERSE POR LA DERECHA". Cuando hacemos las cosas dentro de lo legal no nos pasan cosas como esta. No me alegro de su desgracia, pero está bueno que les pase. Los norteamericanos son unos desgraciados, pero si no hacemos las cosas bien no podemos esperar cosas buenas. Feliz día

Unknown 7/19/2010 2:43 p. m.  

Aquí en Argentina, al "chivato" se le llama "buchón",porque se dice que ésta especie de paloma atrae a las demás, haciendo que bajen a tierra.Otros nombres: botón, gato, bigote.Se tenían que llamar "MAYA".Si fueran Italo-argentinos jamás hubieran actuado así.¿dónde hay que firmar para que los manden a otro país?

Publicar un comentario

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP