Elogios de picoteadores

>> 3 de marzo de 2013


En mis años de soltería juvenil bohemia era un asiduo cliente del restaurante Roxy, ubicado en la calle El Conde esquina Santomé.

    Cuando contraje matrimonio con Yvelisse, y apenas finalizada la luna de miel, la invité al sitio de diversión donde había vivido momentos inolvidables, al conjuro de petacazos romiles, y boleros y merengues surgidos de la vellonera.
    Apenas nos habíamos posado en una mesa, cuando hicieron lo mismo sin pedir permiso, dos conocidos picoteadores de la entonces importante vía comercial capitaleña.
    -Doña Yvelisse- dijo uno de ellos- se nota que usted es una mujer de muchos encantos y habilidades, para conseguir que Mario Emilio abandonara una vida de soltero gozosa, sin responsabilidades ni obligaciones.
    -No fue asunto de encantos ni de habilidades, sino que el hombre, con treinta y cinco años de edad, estaba cansado de parrandas y borracheras- replicó mi recién estrenada superior conyugal.
    -Por cierto que era muy buena la vida que llevaba este turpén- afirmó el otro picoteador, aplicándome un leve manoplazo afectuoso en la espalda.
    No creo que deba señalar que los “auto invitados” personajes le entraron con avidez de quien no va a pagar, a las botellas de cerveza que pedí al único camarero del pequeño restaurante.
    -Usted tiene la suerte de haberse casado con un hombre que viene de regreso de una vida de tragos y vagabunderías mundanas, y que decidió, con buena visión, formar familia con una profesora universitaria respetable- manifestó uno de aquellos dos maestros  en el “oficio” de conseguir dinero sin sudoración de origen laboral, mediante la coba oportuna.
    -Los hombres que ponen a sufrir a sus mujeres, generalmente son aquellos que han sido tranquilones en sus días de solteros, y ya casados descubren lo bueno de mezclar bebidas alcohólicas con muchachonas de vida alegre-añadió el otro paracaídas, con la clásica sonrisa del vividor veterano.
    Puse fin de manera casi brusca a la improvisada tertulia cervecera, pagando la cuenta, y me marché con Yvelisse hacia el apartamento donde residíamos.
    Poco después, y mientras daba un paseíto por El Conde vi acercarse a los dos pedigüeños, y uno de ellos me abordó de inmediato.
    -Antes de que te viéramos, hablábamos del error que cometimos al no poner de relieve tu condición de periodista honesto y talentoso cuando estuvimos en el Roxy- expresó, con rostro adaptado a las circunstancias.
    Como era de esperar, el elogio le sacó unos pesos a mi cartera, al igual que en la pasada jornada cervecera.

Por Mario Emilio Pérez

1 comentarios:

La Costera 3/04/2013 11:49 p. m.  

Ay, Don Mario Emilio Pèrez; ese restaurant "Roxy" tiene su historia.....y la teraza del "Napolitano"...tiene tambien sus historias, èstas, mas 'disimuladas' al ser 'vista al frente; abierta a la vista de todos....Las solteras jovencitas de la època'(18-19-20 años), íbamos a 'buscar novios' algunas veces encontrába "movios" unos
turpenes que con su 'verbo fino' se iban acercando, hasta que 'disimuladamente; iban halando
silla, hasta que se sentaba en la
mesa, cuando veiamos que 'golociaba' una cervecita, hablábamos con un mozo, al que le
dábamos 'par de pesos', para que nos preparara unos 'cocktails'...
y uno 'especial para el gracioso
pegao...con todos los licores habidos y por haber' lo dejábamos
babeando, vuelto un 'ocho'; le pe-
gábamos chiclets, en el pelo, y con las cintas que llevábamos en el pelo, lo dejábamos amarrados de los tiros de las correas y de la pata de una mesa; eran tiempos de 'bugalú y papa-pata..nos metíamos dentro y mandábamos al mozo a que lo llamara, para ver los 'brincos' que daban, al tratar
de levantarse...gozábamos un mundo
y nadie nos gozaba.....

Publicar un comentario en la entrada



Contador

About This Blog

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP