Aceptemos el Reto

>> 25 de junio de 2014

Hay algunos funcionarios, legisladores y empresarios ñoños y manipuladores, a quienes los periodistas y comunicadores que se respeten, harían muy bien en no invitarlos a sus programas.


Gocé un mundo cuando vi una parte de la entrevista que le hicieran recientemente en el programa El Día, los periodistas Huchi Lora y Amelia Deschamp, al aspirante a la presidencia de la República y ex alto ejecutivo de la CDEE, Ing. Radhamés Segura, en la que éste se asombra de momento, y hasta muestra indicios de desagrado, por una pregunta de la acuciosa comunicadora.

En honor a la verdad, debemos decir, que el Ing. Segura se manejó con mucho tacto y prudencia para que las “aguas volvieran a su nivel”

Pero no todos se comportan así. Muchos consideran que el periodista o comunicador está en determinado programa de cualquier medio de comunicación, para defender intereses no muy santos, cuidar espaldas, falsear, ocultar y tergiversar información que considere pueden perjudicar de alguna manera a quien le proporciona alguna ayuda económica o medio de sustentación.

De ahí, que pueden escucharse personajes o tipejos que defienden hasta lo imposible, con tal de quedar bien con sus clientes. Para eso se les paga. Se les paga de diferentes maneras.

Por uno, por dos, por tres de esos sinvergüenzas, pagamos todos. Por eso se habla de manera generalizada de “prensa vendida”, “prensa asqueante”, “prensa ocultadora”, “prensa silenciada”.

Son esos mismos empresarios, legisladores y políticos quienes divulgan entre ellos, el “trabajo” que a su favor hacen algunos de los que nos llamamos periodistas y comunicadores.

Lo que menos se imaginan siquiera esos expertos creadores y detractores (hacen las dos cosas…lo que sea) es que muchas de sus conversaciones están grabadas con cámaras y micrófonos súper especiales, sirviendo las mismas como lazos eternos a sus benefactores.

Títeres amarrados más que un andullo.  Por mucho que brinquen como los chivos, por mucho que se disfracen, la sociedad los conoce, los detecta por el fétido olor que emanan sin importar cualquier estación del año o si estemos o no en temporada ciclónica.

A los nuevos periodistas y comunicadores que nos honran al leernos, no se tuerzan ni se vendan. A los viejos como quien escribe, tratemos de ser ejemplo de un ejercicio correcto, sano y justo, sin querer o pretender ser perfectos en el ejercicio.

Solo así, estaremos forjando una sociedad diferente, respetuosa y con verdaderos valores. Aceptemos el reto.

Publicar un comentario en la entrada

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP