El megamuseo de la Biblia que genera controversia

>> 24 de octubre de 2014

El lugar tiene el objetivo de estudiar "el impacto, la historia y la narrativa" del texto sagrado del cristianismo y el judaísmo a través de una serie de exhibiciones inmersivas y de alta tecnología que están basadas en una colección privada de más de 40.000 objetos.

Está previsto que el centro abra sus puertas en 2017, pero desde ya, cuando todavía se encuentra en sus primeras fases, está generando polémica en Estados Unidos.

La idea del proyecto fue de Steve Green, un empresario a cuya familia pertenece una cadena de 600 almacenes de manualidades llamada Hobby Lobby, que asegura en su página web "honrar al Señor" de una manera consistnete con los principios bíblicos.

La cadena protagonizó hace unos meses las noticias nacionales, cuando la Corte Suprema falló en su favor en un caso histórico contra el gobierno y decretó que las compañías cuyos dueños son religiosos no están obligadas a pagarles los anticonceptivos a sus empleadas bajo la nueva ley de salud.

"Un desperdicio de dinero"

Precisamente el perfil de Green es uno de los motivos que preocupan a quienes han expresado sus dudas por el museo y por los límites entre educar sobre este libro y evangelizar sobre él.

El equipo de trabajo de Green asegura que no busca hacer proselitismo y el museo no será sectario, pero hay quienes consideran que será un "vehículo para que los evangélicos como Green y su junta directiva promuevan su agenda a expensas de la tradición de tolerancia y libertad religisa en EE.UU.", como expresó un lector del diarioThe Washington Post en una carta.



Steve Green es el presidente de Hobby Lobby, una compañía que asegura seguir los principios bíblicos y honrar a Dios. 


Y no se trata solo de lectores. Algunas organizaciones que promueven la separación entre la Iglesia y el Estado también han rechazado el proyecto, como la Fundación para la Libertad de la Religión (FFRF, por sus siglas en inglés).

Su copresidenta, Annie Laurie Gaylor, le dijo a BBC Mundo que el museo "es un desperdicio de dinero de proporciones bíblicas".

"Creemos que la Biblia es un cuento de hadas de los Hermanos Grimm, así como un libro que está reteniendo a nuestra nación", asegura.

Gaylor también considera problemática la cercanía geográfica del museo con las principales instituciones gubernamentales en Washington.

"Ciertamente tenemos libertad de religión y Hobby Lobby puede abrir un museo de la Biblia, pero le pediríamos al público que considere los motivos detrás de él, que es hacer lobby en el Congreso para la unificación de la religión y el gobierno".

"Especulación"


Este es un argumento que rechazan los organizadores del museo y, como le dijo a BBC Mundo su director ejecutivo, Cary Summers, el proyecto no tiene una agenda y está en la capital por cuestiones comerciales y para atraer el mayor número de visitantes posibles.

Summers agrega que el museo tampoco está buscando evangelizar, califica las críticas de "especulación" y asegura que la decisiones no serán tomadas por Green solamente sino por una junta con intereses variados.

"Queremos que las personas se involucren con la Biblia", asegura. "Lo que hagan con eso después depende de ellas".

La Biblia "sigue teniendo una distribución muy amplia, más que cualquier otro libro que haya sido impreso, así que creemos que esto es significativo y justifica la importancia de que nosotros tratemos de presentar su historia".

Entre la colección de Green se encuentran manuscritos medievales de los siglos XIII a XV.



Según la página web del proyecto, las exhibiciones estarán basadas en algunos de los objetos de la colección que desde 2009 ha acumulado Green: desde tabletas cuneiformes hasta papiros con fragmentos del Nuevo Testamento, pasando por manuscritos iluminados, incunables y cerámicas del periodo neolítico.

Como preámbulo, algunos de los objetos han sido presentados en exposiciones itinerantes en distintas ciudades y los organizadores argumentan que el proyecto va de la mano con la investigación académica y el desarrollo de un currículo escolar bíblico.

Pero todavía faltan varios años para que el proyecto esté terminado y Washington tenga un nuevo museo a pocos pasos de su famosa explanada.

Sólo en ese momento los visitantes podrán determinar si les parece un "desperdicio", como dicen los críticos, o una experiencia "única" y "memorable", como dicen sus organizadores.



Por: Thomas Sparrow / bbc

Publicar un comentario en la entrada

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP