Dominicanos, ¿qué haremos cuando nos llegue el primer caso de ébola?

>> 2 de noviembre de 2014

.....! A correr fanático!....
Algunos responderían con la típica frase “a correr fanáticos, pero no se trata de correr, es mucho más complicado, a donde corramos, nos alcanzaría el ébola. Esto no es para improvisar, esto es para actuar ya!!!


No somos un país pobre, no, somos ricos, tenemos muchos recursos, pero no hacemos el mejor uso de ellos, y me lo demuestran los hechos: las dilapidaciones millonarias, barrilitos o barrilotes, canastas navideñas, miles de millones gastados en impresos, afiches y despilfarros de los partidos políticos en las campañas electorales, debería avergonzar a todos los candidatos, cuando nuestros hospitales han carecido desde hace mucho tiempo de los recursos necesarios para que sean viables, y no se podrían contar las muertes, no por negligencia, sino por carencia. ¿Y dónde está la conciencia de los que despilfarran el dinero que pertenece al pueblo? Con todos esos recursos, cuántas muertes se evitarían, cuánto dolor se eliminaría y cuántas obras más podrían hacerse.
En nuestro país no todo va mal, existen muchos dominicanos y dominicanas temerosos de Dios, probos, íntegros, que quieren dar lo mejor de sí en pro de su patria, para que mencionar los otros. No valen la pena, no conozco al Dr Abel Martínez Durán, lo felicito, es un hombre justo y valiente y su gesto debe ser emulado por muchos, no solo deben seguir los senadores, también los empresarios de grandes y medianas empresas, las multinacionales, todos, de manera desinteresada y altruista deben unirse a la lucha contra el ébola y no dejar al gobierno esta enorme carga, entiendo que no es responsabilidad del Presidente Danilo Medina el deterioro moral, económico e institucional que adornan este país desde hace muchos años.
También los pueblos dignos dicen presente, se unifican, cuando se les avecina un huracán de la categoría del ébola, es responsabilidad de todos unirnos contra este monstruo, y con la ayuda del Todopoderoso, vencerlo.
Oramos al Eterno para que dé sabiduría a la ministra de Salud Publica, Dra. Altagracia Guzmán, quien ha ocupado posiciones de reto, y en todas ha salido airosa, para que pueda derribar los muros de Jericó, que por tantos años han mantenido al sector Salud, aprisionado, oprimido, moribundo, esta vez el reto es grande, pero confiamos, con la ayuda de Dios, que como mujer valiente, preparada y con experiencia saldrá en victoria para gloria y honra de Dios.
Y para que al camarón no se lo coman hecho ensalada, estos pueden ser parte de los S.O.S
1.- Estricto control de nuestros aeropuertos y puertos, con personal altamente capacitado y entrenado, especialmente en la frontera con Haití.
2.- Construcción de 2 hospitales, lo más rápido posible, usando todos los recursos a nuestro alcance.
3.- Uno lo mas próximo a la frontera con Haití. Si de algo tengo certeza, es que los posibles enfermos de nuestros vecinos vendrán corriendo, atravesarán la frontera y preferirán, ante las carencias y pobreza de su país, morir aquí en 20 días a morir en su país en tan solo tres o cuatro días. Ejemplo tenemos con el cólera, nuestro suelo patrio, tan criticado por las naciones, pero mil veces más solidario que nuestros detractores, sé que se compadecerá del dolor ajeno, aunque el trago sea muy amargo. Y ni nosotros mismos aun estamos preparados, y estando ahora en riesgo de que desde Haití nos lleguen muchos enfermos, construyamos ese hospital fronterizo, que aloje a los haitianos para el lado haitiano y pabellones para los enfermos dominicanos de esa zona, helipuerto incluido.
4.- El otro hospital debe construirse en una zona aislada, en las afueras de la ciudad preferiblemente, con su respectivo helipuerto, parte del hospital, totalmente aislado, para los casos sospechosos de ébola y grandes pabellones para los enfermos,
5.- Destinar un helicóptero solo para el traslado de casos de ébola o de sospecha de la enfermedad, con personal altamente adiestrado y protegido, y la consiguiente desinfección de la nave, después de cada uso.
6.- Adiestramiento de cuanto personal sea necesario, para tratar con posibles infectados o enfermos, buscando ayuda internacional, para estar a la altura de los que ya están cumpliendo con todos los protocolos, y aun estos cometen errores. Eduquémonos, podemos hacerlo, tenemos mucho potencial.
7.- Equipar los hospitales adecuadamente, como el caso lo amerita, con todas las indumentarias, desechables, máquinas para incinerar materiales de riesgos y otros. Elementos, máquina para cremar los restos de los fallecidos, esto es de orden, por lógica deben cremarse los muertos para evitar la propagación del virus.
8.- Educar a la población con campañas televisivas, radiales, escritas, de cómo manejarse en caso de sospecha de haber contraído la enfermedad o haber estado en contacto con un enfermo. El ébola es de por sí muy temible, pero puede ser controlado, pero más temible que la enfermedad, son las condiciones inexistentes en la actualidad. ¿Qué haremos si de repente nos aparece el primer caso de la peor plaga del siglo XXI?, especialmente su impacto en el sector turismo en la República Dominicana.
Somos un pueblo valiente, actuemos ya!!!

POR JOSEFINA SALOMON

Publicar un comentario en la entrada

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP