Obama anuncia restablecimiento de relaciones diplomáticas con Cuba

>> 17 de diciembre de 2014

Los líderes de Cuba y Estados Unidos anunciaron el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos países en sendas alocuciones televisivas el mediodía del miércoles.


Obama dijo que el cambio de política “era lo correcto” para el pueblo cubano y el estadounidense y que EEUU quería hacerle “mas fácil” la vida a los cubanos y eliminar medidas que son “una carga” sobre el mismo pueblo al que se pretende ayudar, dijo refiriéndose al embargo.
El presidente insistió en las contradicciones de la política exterior hacia Cuba y su escaso impacto como motivaciones principales para proponer un cambio histórico.
“Ni el pueblo americano ni el cubano se beneficia de una rígida política que aunque ha sido implementada con las mejores intenciones, se estableció antes de que muchos de nosotros naciéramos”, dijo.
La Casa Blanca realizó el mayor cambio en la política estadounidense hacia Cuba en 55 años, con medidas que incluyen el restablecimiento pleno de las relaciones diplomáticas, el levantamiento de la mayoría de las restricciones de viajes a la isla de ciudadanos estadounidenses, la facilitación de transacciones bancarias entre ambos países y la revisión de la inclusión de Cuba en la lista de estados que patrocinan el terrorismo, entre otras medidas.
El primer paso del acuerdo es un intercambio de prisioneros entre ambos países. El subcontratista Alan Gross ya llegó a territorio estadounidense, y fue liberado “por razones humanitarias” por el gobierno cubano. Por su parte, Estados Unidos liberó a tres cubanos convictos por cargos de espionaje involucrados en el derribo de una avioneta de la organización de exiliados Hermanos al Rescate.
Raúl Castro también anunció en la televisión cubana la liberación de 53 presos y un espía “de origen cubano” que había trabajado para Estados Unidos. Fuentes consultadas creen que se trata de Rolando Sarraff Trujillo, un antiguo agente de inteligencia cubano que fue encarcelado en 1995 bajo cargos de espionaje en Cuba y sentenciado a 25 años de prisión.
Oficiales de la Casa Blanca no identificaron al agente pero dijeron que había sido esencial en la identificación y el encarcelamiento de la analista Ana Belén Montes y los miembros de la red Avispa en la Florida, entre los que se incluyen los tres agentes, de los cinco originalmente condenados.
El gobernante cubano no anunció ninguna otra medida como parte del acuerdo. Castro dijo que el gobierno cubano mantenía “profundas diferencias” en temas como los derechos humanos y la democracia, pero dijo estar abierto al diálogo. Asimismo celebró la decisión del presidente Barack Obama de moverse hacia la normalización de relaciones, lo que dijo merecía el “reconocimiento” y el “respeto” del pueblo cubano.
Desde el oriente del país, el líder de la Unión Patriótica de Cuba, José Daniel Ferrer, dijo que la organización se “alegraba” por la liberación de Alan Gross pues “nunca debió estar preso” pero pidió también la liberación de “un centenar de presos políticos cubanos”.
“Nada se debe agradecer a la dictadura castrista por liberar a un rehén después de cinco años de torturas. EEUU no debe facilitarle las cosas a la dictadura porque haya liberado a Gross. Liberan a Gross en momentos en que incrementan la represión contra la oposición pacifica y pueblo en general”, escribió Ferrer en un comunicado.
Como primer paso en la normalización de relaciones, el Subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental visitará la isla en la próxima ronda de negociaciones sobre migración entre EEUU y Cuba en enero de 2015.
El acuerdo se realizó con la intermediación del Vaticano y la participación personal del papa Francisco, quien envió sendas cartas a Obama y Raúl Castro. Castro y Obama agradecieron al Vaticano y al gobierno de Canadá por facilitar las negociaciones que no tuvieron lugar ni en Cuba ni en suelo estadounidense, según aclararon en rueda de prensa oficiales de alto rango de la Casa Blanca.
Castro dijo que el martes, él y Obama conversaron telefónicamente para finalizar el acuerdo.
Los oficiales advirtieron que Estados Unidos mantendrá sus programas para la democratización de Cuba y que la renuncia del director de USAID, quien ha sido criticado por el modo en que los programas se han ejecutado, no está relacionado con el cambio de la política hacia Cuba.
elnuevoherald.com



Read more here: http://www.elnuevoherald.com/noticias/estados-unidos/article4555276.html#storylink=cpy



La Casa Blanca realizó el mayor cambio en la política estadounidense hacia Cuba en 55 años, con medidas que incluyen el restablecimiento pleno de las relaciones diplomáticas, el levantamiento de la mayoría de las restricciones de viajes a la isla de ciudadanos estadounidenses, la facilitación de transacciones bancarias entre ambos países y la revisión de la inclusión de Cuba en la lista de estados que patrocinan el terrorismo, entre otras medidas.
El primer paso del acuerdo es un intercambio de prisioneros entre ambos países. El subcontratista Alan Gross ya llegó a territorio estadounidense, y fue liberado “por razones humanitarias” por el gobierno cubano. Por su parte, Estados Unidos liberó a tres cubanos convictos por cargos de espionaje involucrados en el derribo de una avioneta de la organización de exiliados Hermanos al Rescate.
Raúl Castro también anunció en la televisión cubana la liberación de 53 presos y un espía “de origen cubano” que había trabajado para Estados Unidos. Fuentes consultadas creen que se trata de Rolando Sarraff Trujillo, un antiguo agente de inteligencia cubano que fue encarcelado en 1995 bajo cargos de espionaje en Cuba y sentenciado a 25 años de prisión.
Oficiales de la Casa Blanca no identificaron al agente pero dijeron que había sido esencial en la identificación y el encarcelamiento de la analista Ana Belén Montes y los miembros de la red Avispa en la Florida, entre los que se incluyen los tres agentes, de los cinco originalmente condenados.
El gobernante cubano no anunció ninguna otra medida como parte del acuerdo. Castro dijo que el gobierno cubano mantenía “profundas diferencias” en temas como los derechos humanos y la democracia, pero dijo estar abierto al diálogo. Asimismo celebró la decisión del presidente Barack Obama de moverse hacia la normalización de relaciones, lo que dijo merecía el “reconocimiento” y el “respeto” del pueblo cubano.
Desde el oriente del país, el líder de la Unión Patriótica de Cuba, José Daniel Ferrer, dijo que la organización se “alegraba” por la liberación de Alan Gross pues “nunca debió estar preso” pero pidió también la liberación de “un centenar de presos políticos cubanos”.
“Nada se debe agradecer a la dictadura castrista por liberar a un rehén después de cinco años de torturas. EEUU no debe facilitarle las cosas a la dictadura porque haya liberado a Gross. Liberan a Gross en momentos en que incrementan la represión contra la oposición pacifica y pueblo en general”, escribió Ferrer en un comunicado.
Como primer paso en la normalización de relaciones, el Subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental visitará la isla en la próxima ronda de negociaciones sobre migración entre EEUU y Cuba en enero de 2015.
El acuerdo se realizó con la intermediación del Vaticano y la participación personal del papa Francisco, quien envió sendas cartas a Obama y Raúl Castro. Castro y Obama agradecieron al Vaticano y al gobierno de Canadá por facilitar las negociaciones que no tuvieron lugar ni en Cuba ni en suelo estadounidense, según aclararon en rueda de prensa oficiales de alto rango de la Casa Blanca.
Castro dijo que el martes, él y Obama conversaron telefónicamente para finalizar el acuerdo.
Los oficiales advirtieron que Estados Unidos mantendrá sus programas para la democratización de Cuba y que la renuncia del director de USAID, quien ha sido criticado por el modo en que los programas se han ejecutado, no está relacionado con el cambio de la política hacia Cuba.

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/noticias/estados-unidos/article4555276.html#storylink=cpy

La Casa Blanca realizó el mayor cambio en la política estadounidense hacia Cuba en 55 años, con medidas que incluyen el restablecimiento pleno de las relaciones diplomáticas, el levantamiento de la mayoría de las restricciones de viajes a la isla de ciudadanos estadounidenses, la facilitación de transacciones bancarias entre ambos países y la revisión de la inclusión de Cuba en la lista de estados que patrocinan el terrorismo, entre otras medidas.
El primer paso del acuerdo es un intercambio de prisioneros entre ambos países. El subcontratista Alan Gross ya llegó a territorio estadounidense, y fue liberado “por razones humanitarias” por el gobierno cubano. Por su parte, Estados Unidos liberó a tres cubanos convictos por cargos de espionaje involucrados en el derribo de una avioneta de la organización de exiliados Hermanos al Rescate.
Raúl Castro también anunció en la televisión cubana la liberación de 53 presos y un espía “de origen cubano” que había trabajado para Estados Unidos. Fuentes consultadas creen que se trata de Rolando Sarraff Trujillo, un antiguo agente de inteligencia cubano que fue encarcelado en 1995 bajo cargos de espionaje en Cuba y sentenciado a 25 años de prisión.
Oficiales de la Casa Blanca no identificaron al agente pero dijeron que había sido esencial en la identificación y el encarcelamiento de la analista Ana Belén Montes y los miembros de la red Avispa en la Florida, entre los que se incluyen los tres agentes, de los cinco originalmente condenados.
El gobernante cubano no anunció ninguna otra medida como parte del acuerdo. Castro dijo que el gobierno cubano mantenía “profundas diferencias” en temas como los derechos humanos y la democracia, pero dijo estar abierto al diálogo. Asimismo celebró la decisión del presidente Barack Obama de moverse hacia la normalización de relaciones, lo que dijo merecía el “reconocimiento” y el “respeto” del pueblo cubano.
Desde el oriente del país, el líder de la Unión Patriótica de Cuba, José Daniel Ferrer, dijo que la organización se “alegraba” por la liberación de Alan Gross pues “nunca debió estar preso” pero pidió también la liberación de “un centenar de presos políticos cubanos”.
“Nada se debe agradecer a la dictadura castrista por liberar a un rehén después de cinco años de torturas. EEUU no debe facilitarle las cosas a la dictadura porque haya liberado a Gross. Liberan a Gross en momentos en que incrementan la represión contra la oposición pacifica y pueblo en general”, escribió Ferrer en un comunicado.
Como primer paso en la normalización de relaciones, el Subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental visitará la isla en la próxima ronda de negociaciones sobre migración entre EEUU y Cuba en enero de 2015.
El acuerdo se realizó con la intermediación del Vaticano y la participación personal del papa Francisco, quien envió sendas cartas a Obama y Raúl Castro. Castro y Obama agradecieron al Vaticano y al gobierno de Canadá por facilitar las negociaciones que no tuvieron lugar ni en Cuba ni en suelo estadounidense, según aclararon en rueda de prensa oficiales de alto rango de la Casa Blanca.
Castro dijo que el martes, él y Obama conversaron telefónicamente para finalizar el acuerdo.
Los oficiales advirtieron que Estados Unidos mantendrá sus programas para la democratización de Cuba y que la renuncia del director de USAID, quien ha sido criticado por el modo en que los programas se han ejecutado, no está relacionado con el cambio de la política hacia Cuba.

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/noticias/estados-unidos/article4555276.html#storylink=cpy

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/noticias/estados-unidos/article4555276.html#storylink=cpy

Publicar un comentario en la entrada

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP