Padre Ruiz disfrutaba de yipeta, chofer, combustible, sueldo, seguro y firmar cheques

>> 16 de diciembre de 2014

El sacerdote Manuel Antonio Ruiz reveló que como enlace entre la Iglesia Católica y el Gobierno disfrutaba de Yipeta nueva, chofer, combustible, sueldo y seguro médico, además de tener el poder discrecional de firmar cheques.


En un texto en el cual admite que su renuncia o receso temporal en el cargo fue a título personal, como dijeron los obispos, el sacerdote dice que el hecho de que se trató de una decisión personal no quiere decir que sus argumentos sean falsos.
“Para muchos sería mejor ser diplomático y seguir disfrutando de los privilegios del cargo: yipeta nueva, chofer, combustible, sueldo, seguro, firmar cheques para proyectos aprobados por el Ejecutivo, parqueo,  amplia oficina, personal bajo mi responsabilidad y acceso privilegiado al   Sr. Presidente de la República”, expresa el sacerdote en un texto de explicación, tras la declaración de los obispos.
A continuación el texto completo con la declaración del padre Ruiz
“Yo,  Padre Manuel Ruiz, en referencia al comunicado de la Conferencia del Episcopado,  del  15 de diciembre 2014, donde informa que mi carta al Presidente Medina, del pasado 12 de los corrientes “obedece a razones personales”, quiero confirmar que es cierto, por esto no llevaba el timbrado de la Conferencia del Episcopado ni de la Oficina de Enlace del Palacio Nacional y se iniciaba diciendo: “ …he decidido  hacer una pausa en mis funciones en el Palacio …”
“El hecho de que sean razones y afirmaciones personales no quiere decir que sean falsas, por eso les invito a que guarden ese texto y la historia se encargará  de confirmar o negar cuanto hemos afirmado.
“Quiero aprovechar estas líneas para informar cuáles fueron esas razones personales que motivaron mi salida del Palacio Nacional.
“En mi caso particular, se me hace imposible hacer silencio, tener un bajo perfil, no pronunciar mi desacuerdo con las observaciones del Ejecutivo al Código Penal, si estoy convencido que niega derechos fundamentales.
“No me parecía correcto seguir dirigiendo una oficina en la Casa de Gobierno y a la vez estar en la calle y en los medios de comunicación pronunciándome en contra de una decisión del Sr Presidente.
“Para muchos sería mejor ser diplomático y seguir disfrutando de los privilegios del cargo: yipeta nueva, chofer, combustible, sueldo, seguro, firmar cheques para proyectos aprobados por el Ejecutivo, parqueo,  amplia oficina, personal bajo mi responsabilidad y acceso privilegiado al   Sr. Presidente de la República. 
“Pero  ¿cómo puedo estar callado gozando de esos privilegios mientras se promueve una ley que propicia  condenar a muerte un  inocente indefenso por la culpa de otro?
“¿Cómo no luchar por defender que,  aún cuando un concebido venga con una malformación,  que le lleve inevitablemente a la muerte,  nadie tiene derecho a matarlo a priori,  sólo porque de todos modos morirá o nacerá con discapacidad?
“Seguiré adelante con la lucha por la vida, criando niños huérfanos, abriendo más hogares para discapacitados, posadas de Belén para acoger niñas embarazadas fruto de violación sexual, ampliando  la Red de Abogados para seguir  llevando a la cárcel a los verdaderos criminales/violadores. Aunque ahora ya no maneje los recursos de que disponía para los mismos y algunas puertas se cierren, Dios nunca deja a sus pobres desamparados.
“Yo le tengo que dar cuentas a Dios y no le puedo salir con la excusa de que no pude luchar  en la defensa de sus hijos más pequeños e indefensos, por no perder el poder y los recursos que significa dirigir una oficina en la Casa de Gobierno.
“Sería más atractivo y de menos sufrimiento para mi familia, ser un sacerdote de bajo perfil dedicado a la tranquilidad de la parroquia, sin meterme en líos, librarme de toneladas de insultos diarios en los medios de comunicación social y caricaturas insultantes difundidas en las redes sociales por los que piensan diferente. Pero entonces no sería un sacerdote feliz haciendo sólo el mínimo.
“Irme del Palacio Nacional obedece a razones personales, pero defender lo que defiendo es un mandato de Dios.
“Padre Manuel Antonio Ruiz”
ACENTO.COM.DO

Publicar un comentario en la entrada

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP