!CUIDADO CON EL PACTO ELÉCTRICO!

>> 25 de enero de 2015

Leer el contenido de las doce páginas que forman la propuesta hecha sobre el pacto eléctrico por la comisión estatal, sinceramente dan razones para preocuparse. Los planteamientos hechos en el referido documento no ameritaban del escenario de un pacto nacional para su consecución. 


Por ejemplo, la creación de nuevas empresas eléctricas de capital público está protegida por la Ley General de Electricidad 125-01, bajo la cobertura empresarial del holding CDEEE, o sea que el Estado dominicano puede poseer cualquier tipo de empresa eléctrica al amparo de nuestra legislación.

No era necesario montar todo un pacto nacional para referirse al incremento de los cobros en las empresas distribuidoras de electricidad, pues es responsabilidad administrativa y gerencial de quienes las dirigen, hacerlas eficientes.

Con mucha pena podemos establecer que todo lo contemplado en la propuesta de la comisión oficial podía ser abordado sin necesidad de convocar un pacto nacional. Peor aún, se incluye en el tema 6, numeral 23, en su literal ila solapada reducción de tamaño de la Empresa de Transmisión Eléctrica Dominica ETED, pues se propone traspasar las líneas de transmisión de 69 mil voltios a las empresas distribuidoras de electricidad.

Es importante señalar que la Ley General de Electricidad establece que la Empresa de Transmisión Eléctrica Dominicana ETED es propiedad estricta del Estado dominicano, no así las empresas distribuidoras de electricidad, que aunque hoy están en manos del Estado, son empresas creadas por el Código de Comercio, por lo cual el proceso para vender sus acciones es mucho más escueto que el necesario para integrar al sector privado en la ETED, pues esta última sólo puede modificar su composición accionaria por medio de una revisión legislativa.

El pacto eléctrico convocado no sólo debe conservar las dimensiones de las empresas eléctricas del pueblo dominicano, sino también impactar la médula del problema. Evidentemente, ese objetivo no será alcanzado sin afectar los intereses que han pululado en el sector energético.

Por Carlos Peña

Publicar un comentario en la entrada

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP