Las cifras del Super Bowl: boletos, salarios y publicidad

>> 31 de enero de 2015

Le llegó la hora a uno de los mayores espectáculos deportivos del mundo. En el University of Phoenix Stadium de Glendale, Arizona, los New England Patriots y los Seattle Seahawks se disputan el título de la NFL, la liga más prestigiosa de fútbol americano.



Será la edición 49 del Super Bowl, un espectáculo donde el juego convive con el negocio y se cruzan los dos mejores equipos de la temporada en Estados Unidos. Una versión más que moviliza millones y millones de dólares entre salarios, apuestas, boletos y publicidad.
La estrella "rica" vs. la estrella "pobre"
Curiosamente, los dos quarterbacks tienen sueldos antagónicos. Tom Brady, de los Patriots, yRussell Wilson, de los Seahawks, serán protagonistas de Super Bowl, pero sus ingresos son completamente distintos.
Brady, de 37 años, disputa su sexta final de la NFL (récord para un QB) y con tres anillos de campeón. Es una superestrella consolidada que podría embolsarse tanto dinero como qusiera.Pero se prestó a una reducción de sueldo para bajar el tope salarial de los Patriots y que éstos pudieran reforzar su plantilla con jugadores de primer nivel.
Su sueldo base es de 2 millones de dólares, pero añadiéndole bonus en conceptos diversos se eleva hasta los 15 millones. Y si tenemos en cuenta que se embolsa unos 7 millones en patrocinio, está claro que se trata de una de las máximas extrellas de la Liga.
En cambio, Russell Wilson tiene 26 años. Seattle lo eligió en 2012. Aceptó un contrato modesto, de 3 millones de dólares por cuatro temporadas; es decir, un salario de poco más de 600.000 anuales que, con los bonus de este año, superará por poco la barrera de los 800.000. Es el único quarterback de la NFL que no llega al millón de dólares.
Russell Wilson, el quarterback de pobre salario que podría desbancar al veterano Brady
En cualquier caso, Wilson finaliza el año próximo su largo contrato y ya se especula que su renovación le proporcionará unos ingresos anuales aproximados de 64 millones de dólares, bonus incluidos, lo cual significaría pasar a ser el jugador mejor pagado de la NFL.
Los Patriots sacan ventaja en las insólitas apuestas
El Super Bowl XLIX encendió el espíritu de los apostadores y en Las Vegas lanzaron una variedad casi ilimitada de posibilidades para apostar, algunas de ellas tan disparatadas que rayarían en la irrealidad. Se estima que alrededor de 10 billones de dólares girarán en los casinos, e incluso, la mayor parte de este monto proviene de apostadores no profesionales.
Hay apuesta insólitas. Una de las posturas más raras es saber de qué color será la bebida energizante que servirá para "bañar" al coach ganador. Otra es cuántas veces la cámara enfocará a Gisele Bundchen, la modelo que es esposa de Tom Brady.
En cuánto a los resultados, los Patriots se mantiene como los favoritos en las apuestas de Las Vegas. La ventaja del equipo de Nueva Inglaterra se da porque dentro de su plantilla hay dos jugadores que son considerados decisivos para la búsqueda de su cuarto Super Bowl en el partido de la cuadragésima edición del torneo.
Los anuncios del Super Bowl
La cadena NBC vendió todos sus espacios para comerciales por alrededor de 4.5 millones de dólares cada aviso de 30 segundos. Se esperan que lo miren por TV casi 120 millones de televidentes locales, más unos cuantos más a nivel global.
La mayor parte de los espectadores, el 77,1%, observa la publicidad del Super Bowl como entretenimiento puro y duro, mientras que el 20,1% cree que los anuncios asociados a este eventos deportivos contribuyen a aumentar su conocimiento de las marcas anunciadas.
Aun así, la publicidad que se emitirá es objeto también de voces críticas. El 16,6% de los consumidores cree que los auspiciantes deberían ahorrar el dinero invertido en la transmisión y transferir esa plata a sus propios clientes, y el 9,7% denuncia que los anuncios hacen demasiado largo el "programa".
Todos quieren boletos: estalló la reventa
Según un reciente estudio llevado a cabo por la Federación Nacional de Retail (NFR) de los Estados Unidos y la empresa de investigación de mercados Prosper Insights & Analytics, el gasto medio por asistente al University of Phoenix Stadium de Arizona, será este año de 77,88 dólares, frente a los 68,27 de 2014. Algunos habrán pagado hasta 2.600 dólares por los mejores asientos.
Pero en la reventa, se convirtió en el segundo evento deportivo en superar el umbral de 5.000 dólares, tras el Campeonato Nacional de 2011, que también tuvo lugar en el estadio de la Universidad de Phoenix, explicó un artículo de la revista Forbes. En ese momento, el precio promedio fue de poco más de 6.100 dólares, según el servicio de venta TiqIQEse hito fue casi 1.000 dólares más caro que el anterior récord.
Con la amenaza de la tormenta sobre la costa este, los precios se derrumbaron el 26 de enero, de un máximo de 6.375 dólares a 5.762. Con ese estremecimiento, los compradores pudieron dar un suspiro de alivio, ya que por un día los valores rondaban alrededor del mismo nivel.
En la noche del miércoles, según TiqIQ, el precio medio de cotización para el boleto del Super Bowl fue superior a 8.000. Aunque queda un boleto disponible por menos de 6.000 dólares y el promedio de los 10 billetes más baratos es actualmente de 6.500 dólares.
infobae.com


Publicar un comentario en la entrada

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP