El ministerio que sobra

>> 17 de marzo de 2015

El ministro de la Juventud, obviamente, está con la reelección. La suya es una de las posiciones públicas más prescindibles de todo el organigrama estatal. Es un ministerio totalmente irrelevante, un gasto innecesario. No importa quién sea el ministro.

Si usted le sigue la pista, el Ministerio de la Juventud tiene dos actividades especialmente publicitadas. Las becas que otorga (y que suele pagar tarde), y el Premio Nacional de la Juventud. ¿Eso amerita un organigrama, nómina, vehículos, viajes, dietas etc... con categoría de Ministerio? Las becas las debe dar el MESCyT, que para eso existe, y para el Premio de la Juventud pueden contactar con cualquier organizador de eventos.

La juventud dominicana tiene problemas, eso está claro. Problemas para conseguir una educación de calidad, para obtener un empleo de acuerdo con sus necesidades o con sus méritos, problemas para arrancar con su vida independiente, problemas de violencia y delincuencia en las calles. Problemas de todo tipo...

Pero no hay un solo problema que afecte a la juventud, para el cual el susodicho Ministerio tenga una propuesta, misión o mandato.

Es un Ministerio creado para mover nómina, para premiar acólitos, para disponer de un grupo de voluntariosos seguidores que, obviamente, en este momento de la historia... están con la reelección.

Exijamos que todas las instituciones, oficinas redundantes y vacías de función sean eliminadas. ¡Las pagamos nosotros! 

De Ines Aizpun

Publicar un comentario en la entrada

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP