Los dominicanos y su lucha incansable por la libertad

>> 1 de marzo de 2015

Por años fuimos esclavos, colonia de otros países, hasta que decidimos ser libres, y juramos defender ese derecho con nuestras vidas, lo cual hemos demostrado en cada ocasión que ha sido necesario.


Nuestra libertad como nación, nuestra soberanía como Estado, no fue un regalo, ni mucho menos un favor, no vino del cielo, ni del extranjero. Tuvimos que arrebatarla a sangre y fuego de las garras de las potencias que nos subyugaron: Francia (1808), Haití (1844), España (1863) y Estados Unidos (1924 y 1965).

Somos un pueblo alegre, solidario, hospitalario y amoroso, pero a la vez somos el pueblo más fiero que existe sobre la tierra en cuanto a defender nuestra soberanía. Cuando Francia era un imperio mundial, lo sacamos de aquí y nos quedamos con la cabeza del general Ferrand clavada en un palo; cuando España era una potencia militar la derrotamos y vimos sus barcos abandonar nuestro territorio; cuando Estados Unidos vino en 1965 con su poderío, sus tanques de guerra, sus bombarderos, sus 45 mil soldados, le enseñamos que el que mancilla nuestro suelo libre tiene que morir como invasor y derramar su sangre en una tierra ajena.

No somos un país agresivo, nunca hemos ido más allá de nuestras fronteras a agredir otro Estado ni a ofender su soberanía, pero hemos sabido defender con nuestras vidas nuestro derecho a ser libres, y lo defenderemos mil veces.  No luchamos por odio, ni por venganza, luchamos por amor, por amor a la justicia, a la libertad.

No olvidemos nunca el alto precio que hemos tenido que pagar para ser libres y soberanos, no un precio en dinero, sino en vidas y sacrificios. Y que los demás países del mundo tampoco olviden que juramos defender esa libertad con nuestras propias vidas, y así lo hemos hecho, y lo haremos, hoy, mañana y siempre.
¡Viva la República Dominicana, libre y soberana!
.
Claudio Antonio Caamaño Vélez
Twitter: @ClaudioCaamano
www.elamigodelpuebloRD.blogspot.com
Trabajemos por y para la patria, que es trabajar para nuestros hijos y para nosotros mismos.
                              J. P. Duarte 

Publicar un comentario en la entrada

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP