Carta de un profesor a su alumno "Moscoso Segarra"

>> 3 de abril de 2015

Cirilo Quiñones Taveras

A propósito de que el juez Alejandro Moscoso Segarra dictó un "no ha lugar" a la petición del Ministerio Público de llevar a juicio de fondo el caso del senador pro San Juan, Félix Bautista, un profesor del magistrado escribió una carta pública emitiendo sus consideraciones sobre el tema.
A continuación, la misiva del catedrático Cirilo Quiñones Taveras.
 
Distinguido Alejandro:
Desde los primeros días del mes que discurre, varios abogados que fueron tus compañeros de estudios, y al igual que tú, también fueron mis alumnos en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, me sugerían hablar contigo acerca de aquellos valores y criterios que compartíamos en las aulas en torno a la ética y moral que se deben mantener en el ejercicio de la profesión y en el quehacer judicial.

Me decían ellos: “Profe, recuerde que Moscoso siempre escuchaba sus recomendaciones, y le decía que estando en el último semestre de la carrera usted había sido el mejor profesor que habíamos tenido. Recuerde que después de graduados nosotros, usted y Wilson Gómez nos incentivaron y ayudaron a crear el movimiento de abogados La Toga, encabezado por Moscoso”.

En relación con el caso de Félix Bautista y compartes, entendían estos profesionales que quizás hablando contigo podíamos evitar que tú defraudaras a la sociedad dominicana, dictando una resolución indigna y alejada de los mejores  principios de una sana justicia. 
A ellos les dije que no es prudente tratar con un juez asuntos de un expediente que le corresponda instruir y decidir. 

También les dije que tú formabas parte de un poder judicial que no parece preocuparle su independencia, integrado para garantizar impunidad, y al parecer, manipulado por un sector político que ha dirigido al Estado con el comportamiento propio de un cartel mafioso.
Después de evacuada la resolución del día del pasado viernes, mediante la cual dispusiste un "No Ha Lugar" a un juicio de fondo para favorecer a Félix Bautista, a pesar del excelente expediente que tenías a mano, te confieso que me has decepcionado y defraudado. 

Aquellos abogados que fueron tus compañeros de estudios me dicen que se sienten igual. Es más, no te asombres si te dicen que gran parte del pueblo dominicano está decepcionado. No te extrañes si te dicen que has defraudado a técnicos de organismos internacionales que compartían esfuerzos contigo en el Comisionado de Apoyo a la Reforma y Modernización de la Justicia. 

Es que desde esa alta instancia de justicia le haces un daño terrible a la sociedad, sobre todo, a las nuevas generaciones. Tú acabas de enviarle el mensaje de que traten de llegar a los cargos públicos para que roben los recursos a su alcance porque nada pasará en la justicia, si lo saben hacer. 
Acudiendo a la sabiduría popular se puede decir que con esta decisión la justicia dominicana acaba de quitarse la venda y enseñar el refajo.

Es más, se quedó en cueras y sin nada de credibilidad. Percibo que con esta decisión te has empujado hacia el estercolero de la historia, lugar reservado para personas moralmente fallecidas, a pesar de sus pírricas victorias.

Percibo que para la inmensa mayoría del pueblo, el sujeto Bautista es autor de los crímenes que se les atribuyen, y ahora tú pareces ser, por lo menos, su cómplice.

Moscoso, los hombres y mujeres nobles siempre deben hacer esfuerzos para vivir con dignidad y decoro, sobre todo cuando por sus venas circula sangre de buena estirpe (sabes porque te digo esto).
Nuestro país ha parido muchas personas que nos llenan de gloria, como Duarte, Sánchez, Mella, Luperón, Hermanas Mirabal, Caamaño, Henry, y muchos otros, a pesar de que también han nacido seres que solo han servido como verdaderas afrentas. 

La nobleza nos enseña que es preferible morir de pies antes que vivir de rodillas frente a la ignominia. Sabes que quien se respeta no puede desempeñar un cargo sobre la base de recibir canonjías, ni devolver favores complaciendo intereses de amigos o para cumplir órdenes superiores o de líderes (no importa que estos sean leones o gatos).

Hay que tener suficiente vocación, integridad y valor humano para hacer prevalecer y cumplir las normas.

En más de treinta años que llevo en el ejercicio profesional, puedo asegurarte que ese expediente que instruiste y decidiste de forma ruin, complaciente y vergonzosa, es uno de los mejor presentado por el Ministerio Público que he conocido.

Esta sociedad no puede aceptar el criterio argüido de que hay doble juzgamiento o doble persecución. 
Todos sabemos que en este expediente presentado hay nuevos imputados y tipos penales y exposiciones fácticas que no estaban en aquel otro expediente que (perversamente) terminó archivando el órgano persecutor de la corrupción bajo la dirección de Otoniel Bonilla, quien en días recientes salía con frecuencia en programas y medios de comunicación declarando que a Bautista no le podían estar conociendo ese proceso de instrucción porque ya él había archivado su expediente. 

Es decir, que no guardaban ni las apariencias formales. Confieso que yo sufría vergüenza ajena por esas declaraciones de Bonilla. Se comportaron como un equipo bien sincronizado, en el que Bonilla introducía el criterio de doble persecución, los abogados defensores y el propio imputado lo repetían, y tú como  juzgador, lo bendice y acoge.

Al asumir ese criterio, el juez no tenía que profundizar en los argumentos de los actores del proceso, ni en los elementos de pruebas aportados, y era suficiente con decretar la inadmisibilidad, sin entrar en analizar los méritos que pudieren existir para someter el caso a los rigores de un juicio de fondo. 

Se ha dicho que la riqueza que exhibe hoy Bautista es el fruto de su trabajo e inversiones como ingeniero. ¿Puede alguien con dos dedos de frente creer eso? Eso no es más que una burla y ofensa a la inteligencia de los hombres y mujeres  que se respetan en nuestro país. 

Cuando ese sujeto empezó a desempeñarse como funcionario no había ejercido su profesión ni tenía ninguna empresa, y la totalidad de los salarios que ha recibido en tres períodos de Gobierno al frente de la OISOE no alcanza los diez millones de pesos, con los cuales tenía que sufragar sus gastos.
Estoy convencido de que en esa Suprema Corte de Justicia actúan jueces (una minoría) que se respetan, de buena formación e integridad, que son verdaderos magistrados. 

Pero, para desgracia de la nación dominicana, le ha tocado compartir con personas que deshonran las funciones sublimes y casi sacrosantas que corresponden a un verdadero juez. 

Pienso que esa minoría ha estado viviendo bajo estado de angustia en estos tiempos, y algunos estarán reflexionando si vale la pena seguir en esa instancia judicial.

De la misma manera, creo que la sociedad debe estar cuestionándose si vale la pena seguir utilizando grandes partidas presupuestarias para gastarlas en un poder judicial tan degradado.

Moscoso, no te sorprendas si como consecuencia de la nefasta decisión que has  rendido, empieza la sociedad dominicana a levantar reclamos con miras a la sustitución total o parcial de los integrantes de la Suprema Corte de Justicia.

Lamentando mucho la resolución que has rendido, me despido de ti.
z101digital.com

Publicar un comentario en la entrada

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP