Mujer: ¿producto o pudor?

>> 16 de abril de 2015


Mujer, ¿eres un producto en el mercado de las pasiones, o eres el pudor que representa la familia?  Hoy, la inversión de valores te alcanza en tu belleza carnal y no te valora en lo espiritual.  

Los jóvenes te etiquetan como tarifa en el menú que se degusta en las papilas y no en las cavidades del corazón.  Hoy, la homosexualidad te toca bajo el manto de la indiscreción hacedora de infamias y promotora de descrédito.  

La tecnología nos quita la oportunidad de descubrir lo desconocido en una mirada que puede iluminar lo profundo de tu sinceridad. 

 La familia es la clave de la reivindicación de tu prestigio, porque en la maternidad responsable descansa el porvenir de los hombres formados con tu dignidad.  Nuestras abuelas vivieron una época tal vez con la misma intensidad, pero el decoro lo experimentaron haciéndole culto a la intimidad que se entrega por sentimiento, y no por la prebenda de crecer vendiendo el templo que alberga el engendro de la continuidad humana.  

Hay que reflexionar y reivindicar el respeto hacia la mujer, que es respetarnos a nosotros mismos. Cuando la mujer no ocupa el lugar que le corresponde en la sociedad, el deterioro de la familia no tiene una respuesta cónsona con el equilibrio moral que debe sustentar a sus miembros.  Quiero aprovechar la oportunidad de dirigirme a ti Mujer, apegado a lo sublime de tu existencia, colocándote en el lugar sagrado del pudor, y decirte: Feliz el hombre que te haya hecho su esposa, feliz el niño que te llame “Madre”; compañera razonable del hombre, no la esclava de su pasión; el propósito de tu ser no es complacer su deseo, sino el de ayudarlo en los trabajos de la vida, el de consolarlo con tu ternura y compensar sus atenciones con amable cariño.  

Escucha los mandatos de la prudencia y permite que los preceptos de la verdad se hundan en tu corazón, porque así los encantos de tu mente darán brillo a la elegancia de tus formas y tu belleza de esplendorosa rosa, conservará su dulzura después que se haya marchitado. 


Ricky Noboa

Publicar un comentario en la entrada

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP