VOTANTES, CORRUPTOS Y ASPIRANTES

>> 16 de abril de 2015

Las escasas limitaciones de nuestras leyes electorales, facilitan las aspiraciones a cargos electivos de cualquier dominicano que goce de todos sus derechos constitucionales.

En realidad, desconocemos si en la Ley de Partidos Políticos se contempla, alguna restricción o condicionante, para las personas que aspiren a regidor, alcalde, diputado o senador, a más de las existentes.

Es decir, aquí cualquiera aspira, manda a hacer afiches, vallas, cartelones, volantes, y está dentro de sus derechos constitucionales.
Personas que nunca o de manera escasa, han participado en luchas comunitarias y a favor de las mismas barriadas o urbanizaciones donde han vivido toda la vida.

Problemas comunitarios sencillos de escasez de agua, desastre de las condiciones de las calles, largos y continuos apagones, inseguridad ciudadana, incumplimiento de promesas gubernamentales, desempleo, micro-narcotráfico, corrupción pública e impunidad entre otros.

Si muchos de esos precandidatos y precandidatas, mantienen sus silencios, silencios cómplices ante tantas desventuras sociales, ¿Cómo pretenden luchar para solucionar los mismos, si nunca lo han hecho?

Cuando en el mejor de los casos algún comunicador suele preguntarle las metas de sus aspiraciones, suelen responder “enfrentar responsablemente” la mayoría de los males antes mencionados.

Nos creen tarados, mensos, “mal comíos” por lo tanto, sin capacidad para pensar y rechazar a aquellos que podrían tener como meta, única y sencillamente hacer fortuna a como dé lugar, por aquello de que el “el fin justifica los medios.

Los ciudadan@s debemos hacerle ver claramente a la dirigencia de los partidos políticos, que tendrán que llevar en sus boletas a personas probas, con vocación de servicio, historial de trabajo comunitario, honesta, no un simple títere y que no tenga el más mínimo conocimiento de la responsabilidad y deberes que conlleva el cargo al que aspira.

Los candidatos a alcaldes y senador deben tener la agudeza, responsabilidad y entereza, para rechazar a tod@ aquel que no reúna siquiera, parte de las cualidades arriba expuestas y que puedan figurar en las boletas de las que ellos son parte.

Los votantes debemos rechazar y no votar por esos candidatos por muy buenos que parezcan, si no tienen la valentía de ser cuidadosos con quienes integrarían sus boletas para ser presentadas al electorado.

Quién vota por un corrupto, es tan corrupto como el que recibe el voto.
 
ramiro_francisco@yahoo.com

Publicar un comentario en la entrada

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP