Baltimore: "¡Sin justicia no hay paz!"

>> 3 de mayo de 2015

BALTIMORE, Maryland.- El grito "¡sin justicia no hay paz; no a la policía racista!" resonó incesantemente el sábado durante una marcha por las calles de Baltimore que los organizadores describieron como la "manifestación de la victoria", un día después de que la procuradora local anunciara los cargos contra seis agentes implicados en el arresto y muerte de un afroestadounidense.

La fiscal estatal Marilyn Mosby acusó el viernes a los seis agentes de delitos graves que van desde agresión a homicidio por el fallecimiento de Freddie Gray. El hombre murió de lesiones en la espina dorsal una semana después de que lo arrestaran el 12 de abril.

El fallecimiento de Gray suscitó disturbios en las calles del oeste de Baltimore y se convirtió rápidamente en bandera contra la violencia policial y la desigualdad social en la ciudad y otras urbes.

La marcha prevista iba a tener el carácter de una protesta multitudinaria contra la manera como la policía trató a Gray, pero después del anuncio de Mosby el ánimo pasó a un talante más festivo.
Poco después del mediodía numerosos manifestantes, blancos y negros, jóvenes y viejos, se concentraron en el complejo de viviendas Gilmor Homes.

"¿Están listos para marchar a favor de la justicia?, preguntó Kwame Rose, de 20 años, de Baltimore. La multitud respondió "¡Sí!".

"¿Están todos listos para marchar a favor de la paz?, volvió a preguntar. "¡Sí!", respondió la gente.

La organización Abogados Negros Pro Justicia había anticipado que cuando menos 10.000 personas participarían en la movilización en el centro de la ciudad. Grupos menores de lo que parecían ser varios cientos de personas se reunieron en diversas partes de Baltimore y marcharon por las calles para sumarse a las miles de personas de la protesta principal efectuada frente a la alcaldía.

Algunos manifestantes portaban letreros caseros en los que hacían exhortos por la paz, y otros llevaban cartelones impresos en los que exigían justicia. Numerosos participantes llevaban puestas camisetas que decían "las vidas de los negros importan".
Rashid Wiggins, de Upton, vendía a 10 dólares playeras con el lema "Yo importo" impreso en rojo.

Wiggins se dijo sorprendido de la celeridad con la que fueron presentados los cargos y expresó confianza en que esa acción envíe un mensaje a otros agentes para garantizar que, cuando alguien bajo custodia de la policía solicite ayuda médica, se la proporcionen.

"Yo sólo quiero que sean un poco más cuidadosos", apuntó.

Cerca de una tienda CVS que fue saqueada e incendiada a principios de la semana, grupos de policías permanecían de pie en las esquinas mientras un helicóptero policial sobrevolaba en la zona.

Algunos agentes movían sus porras de madera, haciendo piruetas con ellas.

Alguien dibujó con un gis un símbolo de la paz y escribió "Freddie Gray" en la fachada de ladrillo de la tienda. Corazones y símbolos de dólares fueron pintados en las chapas de madera con las que fueron protegidas las ventanas de la tienda.

Chrystal Miller, de 47 años, y Linda Moore, de 63, participaron en la movilización. Moore llevaba un letrero que decía "El sueño continúa vivo", en alusión a aquella frase de "Yo tengo un sueño" que pronunció el reverendo Martin Luther King durante un discurso por la lucha de los derechos civiles.

Miller, que llevaba a su hijo de un año en un cochecito, expresó confianza en que la marcha fuera pacífica. Moore señaló que la manifestación sería tranquila debido a la presentación de los cargos contra los agentes.

Sin embargo, Miller hizo notar que la historia no ha terminado.

"Va a ser un camino largo", afirmó. Todavía es necesario que los agentes sean enjuiciados, agregó, y expresó sus dudas de que terminen en la cárcel como ella desea. "Nada sucederá de la noche a la mañana", apuntó.

La procuradora dijo que, tras revisar los resultados de una investigación policial que le fue entregada apenas un día antes, había concluido que el arresto de Gray fue ilegal e injustificado.

Dijo que el detenido sufrió fractura de cuello porque lo esposaron, le pusieron grilletes en los pies y lo colocaron bocabajo con la cabeza por delante en una camioneta policial, donde sus reiteradas peticiones de atención médica fueron desatendidas mientras rebotaba por todas partes en el pequeño compartimento de metal del vehículo, afirmó la fiscal.

En cinco ocasiones los agentes no ayudaron a Gray, quien fue detenido injustificadamente y se lesionó durante el trayecto, hasta que llegó sin respiración a la comisaría, señaló Mosby.

La fiscal afirmó que la policía no tenía motivo para detener o perseguir a Gray. Además, lo acusaron falsamente de portar una navaja automática ilegal cuando lo que llevaba era una navaja de bolsillo permitida. Además, no lo sujetaron en un asiento con el cinturón de seguridad, una infracción directa a los procedimientos de la policía, añadió.

Un tribunal programó para finales de mes la primera comparecencia pública de los seis agentes.

Un abogado contratado por el sindicato de policías insistió en que los agentes no habían hecho nada mal. El abogado Michael Davey dijo el viernes que Mosby había emitido un "juicio precipitado y atroz".

Otros consideraron el arresto y muerte de Gray como un reflejo de los amplios problemas económicos y sociales de Baltimore, y el anunció de la presentación de cargos suscitó el viernes celebraciones en las calles.

Walter Dorsett y Kasey Lee, de 18 años, de North East, Maryland, participaron el sábado en la multitudinaria concentración frente a la alcaldía. Dorsett portaba un letrero que decía "Llevar placa no debería excluirlo a usted de respetar la ley".

Dorsett señaló que los cargos parecían correctos, aunque "eso no significa que los agentes serán declarados culpables, pero es un comienzo".

El padrastro de Gray, Robert Shipley, dijo que la familia está satisfecha con que se presentaran cargos, a los que llamó "un importante primer paso" y reiteró su petición de que las manifestaciones públicas sean pacíficas.

"Quien no esté dispuesto a venir en paz, por favor que ni venga", agregó.

El abogado de la familia, Bill Murphy, dijo que Baltimore tiene ahora la oportunidad de dar el ejemplo a otras ciudades de todo el país que tienen problemas de violencia policial.
POR JESSICA GRESKO / JULIET LINDERMAN / AP

Publicar un comentario en la entrada

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP