Así son realmente las bacterias de una mano sin lavar

>> 10 de junio de 2015

“Lávate las manos antes de comer”. Pasaste la infancia escuchando la frase. Pues ahora una profesora estadounidense creó esta prueba gráfica del valor del consejo, a partir de la huella inmunológica de su hijo de 8 años.


Hace dos semanas Tasha Sturm, quien trabaja como técnico del laboratorio de microbiología en el Colegio Cabrillo, en Aptos, California (Estados Unidos), pidió a su hijo que saliera al jardín y jugara con el perro de la familia durante un rato.
Cuando regresó a casa, le indicó que colocara la mano derecha sobre una placa de Petri, uno de esos platillos que se usan en el laboratorio, y que presionara con suavidad.
Las manos del hijo de Sturm no estaban tan sucias como la de esta niña, pero aun así contenían millones de bacterias.

La placa de 15 centímetros de diámetro la había antes esterilizado y vertido agar, una sustancia que se extrae de algunas algas y se utiliza como medio de cultivo de microorganismos.
Así que cuando su hijo hubo estampado su huella en ella, Sturm la tapó y la introdujo en un incubador a 37 grados durante un día entero.
Y después la dejó a temperatura ambiente.
Al cabo de una semana, había emergido el dibujo de una pequeña palma humana hecha de lo que parecían flores de colores, tal como se puede apreciar en la fotografía que después compartió en microbeworld.org, un sitio en internet de la Sociedad Estadounidense de Microbiología.
Era la huella inmunológica de su hijo. La prueba gráfica de lo que puede esconder una mano sucia.
“Estoy guardando la placa para mostrársela a los estudiantes de microbiología en una semana y media”, escribió Sturn en la página web.
También tomó fotos detalladas de las colonias de microorganismos.

El colorido “jardín” de la palma del niño corresponde a varios millones de bacterias, asegura la profesora.
Y es que en el cuerpo humano puede llegar a haber miles de millones de microorganismos ajenos, diez veces más que el número de células propias.
La experta cree que este microorganismo es un estafilococo.

Según Sturm, la mayoría de los que se ven en la imagen son bacilos, un grupo de bacterias muy diverso.
Las colonias blancas en torno a las huellas dactilares son probablemente estafilococos, las amarillos micrococos y las más rojizas bacterias del género serratia, explicó la experta, quien también tomó fotografías más detalladas de cada una de ellas.
Todos estos microorganismos son muy comunes, por lo que es muy probable que estén presentes en el cuerpo, así como en la mano el la nariz o en la piel de otras partes del cuerpo.

El experimento tenía como objetivo remarcar la importancia de lavarse las manos.

Algunos son patógenos, como la Serratia marcescens, y pueden causar infecciones, especialmente entre pacientes hospitalarios.
Sin embargo, Sturm dijo no estar preocupada por que su hijo pueda tener tantos microorganismos en sus manos.
“Estar expuesto a estos es parte de un sistema inmunitario saludable”, explicó.
Eso sí, mejor lavarse las manos y no ponerlo a prueba.
BBC MUNDO

Publicar un comentario en la entrada

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP