La OISOE, igual que otros ministerios, son agencias de recaudación "personal"

>> 11 de octubre de 2015

Los aportes “voluntarios”, por conveniencia, hechos por los profesionales de la ingeniería, favorecidos con obras del Estado, a los funcionarios que deciden sus asignaciones y pago de cubicaciones, constituyen una vieja práctica que al pasar del tiempo, llegó a verse como normal.


Estos funcionarios entregaban parte de ese dinero a los recaudadores del mandatario de turno como aporte a la campaña reeleccionista que desde Balaguer han sostenido todos los presidentes dominicanos, con la excepción de Antonio Guzmán y Salvador Jorge Blanco.
Como el que reparte, siempre se queda con la mayor parte, casi todos los que pasaron por la OISOE y el Ministerio de Obras Públicas salieron de sus funciones convertidos en millonarios que, sin ningún rubor, exhiben sus fortunas mal habidas.
El manejo de la asignación de obras no era exclusivo del Ministerio de Educación, la OISOE ni de Obras Públicas, esta práctica se extiende por todo el tren administrativo y por eso el afán de los jefes de las distintas dependencias oficiales en contratar y controlar las construcciones, descuidando las edificaciones y estructuras bajo su responsabilidad.
Cuando el presidente Medina decide los sorteos públicos para la asignación de la enorme cantidad de escuelas que habrían de construirse dentro de la denominada revolución educativa, pensó sanamente en favorecer a la mayor cantidad de ingenieros del país.
Eso motivó a las mafias enquistadas en Educación y en la OISOE a buscar nuevas fórmulas de extorsión para que los beneficios que recibían los incumbentes y presidentes de la República se quedaran en otras manos. En su afán de lucro se excedieron y acabaron “matando a la gallina de los huevos de oro”.

Por Fernando Rodríguez - hoy.com.do

Publicar un comentario en la entrada

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP