VIDEO: No dejaron entrar a Cuba reportera de América TeVe

>> 2 de abril de 2016

Gina Romero había viajado a la isla con su novio, un cubano-americano, para visitar a un familiar enfermo. Sin embargo, las agentes de seguridad de los Castro la identificaron, la apartaron del resto y la subieron a otro avión de regreso a EEUU



Gina Romero abordó un avión de línea rumbo a La Habana ayer. Viajaba con su pareja, camarógrafo de profesión. La idea era visitar al padre de su novio, que está muy enfermo y vive allí en la isla. De hecho, ambos contaban con la documentación requerida para el viaje, una visa de turistas.
Sin embargo, el reencuentro no llegó. Romero fue inmediatamente abordada por los uniformados del régimen en el aeropuerto. La identificaron rápidamente como periodista y la deportaron a Miami en ese mismo momento. Su novio aún está en la isla.
La reportera trabaja en el canal de televisión de Miami América Tevé. La señal rápidamente denunció la persecución:
El paso a paso del calvario
Romero abordó en Miami el vuelo de Eastern Airlines el jueves 31 de marzo a las 13:30, hora local. Llegó a las 14:30 al aeropuerto José Martí, pero no llegó a recorrer la isla. Cuando se bajó de la nave, los agentes del régimen ya la estaban esperando.
Según la periodista, el comienzo del viaje era totalmente normal. El vuelo estaba completo y sin problemas descendió del avión rumbo a migraciones. Al hacer la fila, recibió la orden de separarse de su novio para que el ingreso fuera mediante una entrevista personal y no familiar, como suele ocurrir en el resto de los aeropuertos del mundo.
Una vez que Romero entregó su documentación, la funcionaria cubana que la estaba interrogando dejó la entrevista y se llevó su pasaporte. Luego de unos minutos, otra mujer regresó, la miró y les avisó a sus compañeros: "Esta es, esta es". "La mujer me sacó de la fila. Cuando la escuché, me puse a llorar, porque ya había entendido que no iba a poder ingresar", relató para Infobae, aún en shock por lo sucedido.
"No puede entrar al país, recibo órdenes de más arriba", afirmó la funcionaria cubana que le comunicó su deportación.
"Se pasaban mi pasaporte de mano en mano, yo estaba muy preocupada. No podía parar de llorar", agregó.
Luego del episodio, fue separada del resto. Su pareja quedó en la isla y ella regresó en el vuelo de las 19:00 a Miami. "Es la reembarcada", se mofaban de ella los agentes cubanos, antes de abordar el vuelo de su deportación. "Esa palabra es la más fea que escuché en mi vida. Te hacen sentir una criminal", aseguró.
La reportera nunca se imaginó que podía pasar por esta situación. "Pensé que, con lo de Obama (por el deshielo en las relaciones entre EEUU y Cuba), iba a ir mejor la cosa, pero está peor", sentenció.
Ya de regreso en Miami, Romero sigue muy preocupada. Su novio está allí y debe regresar el lunes. Por sus declaraciones, teme que su deportación sea sólo un capitulo de su pesadilla.
infobae

Publicar un comentario en la entrada

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP