Padres dominicanos muestran preocupación proliferación armas en escuelas públicas NY

>> 18 de mayo de 2016

Nueva York.- Padres dominicanos residentes en esta ciudad y que tienen sus hijos en escuelas públicas están preocupados por la proliferación y confiscación por parte de las autoridades de cientos de armas de fuego y blanca en los centros de estudios.


La preocupación de los tutores criollos se viene a sumar también a la de cientos de padres neoyorkinos, quienes no son tampoco informados por la policía sobre la incautación de tantas pistolas, revólveres, cuchillos, sevillanas y otras armas, en poder de los estudiantes.

El número de armas mortales confiscadas en las escuelas públicas de la ciudad aumentó 26%, de 1,394 a 1,751, desde el 1 de julio del 2015 hasta el 8 de mayo de este año en comparación con el 2014, basados en datos de la NYPD, denunció el diario anglo New York Post.

Según la información periodística, el Departamento de la Policía en La Gran Manzana mantiene en secreto los hallazgos de armas de fuego en las escuelas, información a la que los padres se han mostrados indignados.

En las últimas semanas los casos de porte de armas de fuego ocurridos en escuelas públicas en la urbe han disparado las alarmas sobre la seguridad en los centros educativos de la ciudad.

El temor y la zozobra se han apoderado de varios estudiantes y padres de familia, quienes afirman hay señales evidentes de que la violencia va en aumento en las escuelas y el hecho de que recientemente un niño de 11 años y dos adolescentes hayan sido sorprendidos dentro de sus centros educativos con una pistola calibre 38, un arma 9 milímetros y un arma semiautomática  cargadas, parece apoyar esa teoría.

Y aunque las autoridades afirman que se trata de situaciones aisladas que nada tienen que ver con una escalada de violencia ni porte de armas en las escuelas, la organización Families for Excellent Schools acaba de denunciar que la falta de atención que presuntamente la Ciudad le ha dado a ese tema, podría desencadenar en hechos de sangre masivos, como ha ocurrido en algunos centros del país.

Para Sam Pirozzolo, vicepresidente del sindicato de Padres de la Ciudad, el aumento en la presencia de armas en las escuelas es una bomba de tiempo que podría explotar con un trágico evento en cualquier momento.

Para resaltar la devastación de esta violencia, es necesario revisar la información recopilada por el Fondo para la Defensa de los Niños. Según el informe, entre 1979 y el 2009, 116,385 niños murieron a causa de la violencia cometida por armas de fuego.

Entre 2003 y 2014 hubo más de 28 mil muertes de niños y adolescentes causadas por armas de fuego. Tan sólo en un período de dos años, 34,000 niños y adolescentes fueron heridos por armas de fuego durante 2008 y 2009.

Esto se traduce a un niño herido a causa de un arma de fuego cada 31 minutos de esos dos años; lo que iguala a llenar 1,375 salones de clases con 25 alumnos cada uno. Hoy en día, un adolescente es hospitalizado cada hora debido a la violencia cometida por armas de fuego en los Estados Unidos.

Esta podría ser nuestra mejor y última opción para combatir la violencia cometida con armas de fuego en una sociedad donde cada año cuatro millones de pistolas nuevas entran al mercado, en un país con más de 270 millones de armas de fuego ya en nuestros hogares y en nuestras calles.

Entre los padres dominicanos que han mostrados preocupación figuran Astasio Méndez Ruíz, María del Carmen González, Julio Antonio Acevedo, Donal Cruz, Miguel Hiciano Valerio, Altagracia de Bautista, Mildred de Monsantos, Julia Rodríguez, Héctor Torres, Luís Manuel Rojas, Darío Alcántara, Julián Ferreras, Tirso Contreras, y John Carvajal, entre otros.

Por Ramón Mercedes

Publicar un comentario en la entrada

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP