¿Por qué EEUU se está tomando su tiempo antes de imponer más sanciones a Venezuela?

>> 4 de agosto de 2017


Enredadas en la transición que la Casa Blanca ha vivido esta semana luego de que Reince Priebus renunció como jefe de Gabinete y John Kelly lo sustituyó, están las severas sanciones económicas con que Estados Unidos amenaza a Venezuela si el presidente Nicolás Maduro sigue con sus planes de instaurar una nueva asamblea constituyente tras las elecciones del domingo pasado, un proceso que muchos no han dudado en denunciar como fraudulento.

Kelly, ex general de cuatro estrellas que fue jefe del Comando Sur con sede en Miami, está íntimamente familiarizado con los problemas de Venezuela. Desde que el viernes de la semana pasada fue nombrado nuevo jefe de Gabinete, se ha dedicado al importante trabajo de darle forma a la respuesta que deberá tener el gobierno del presidente Donald Trump ante la crisis del país sudamericano, dijeron fuentes cercanas a la Casa Blanca.
El senador republicano por la Florida Marco Rubio, que con anterioridad ha trabajado con Trump, con el vicepresidente Mike Pence, el Consejo de Seguridad Nacional, Priebus y ahora con Kelly en lo que respecta a la política a seguir hacia Venezuela, dijo que se siente muy satisfecho con la presencia de Kelly en la Oficina Oval.
“Tenemos suerte de que ha funcionado de esta manera”, le dijo Rubio al Miami Herald en una entrevista. “El Presidente tiene a Kelly a su lado, no solo como jefe de Gabinete, donde creo mejorará el papel de la Casa Blanca, sino también como alguien que entiende a Venezuela tan bien o mejor que cualquier otra persona en la administración”.
EEUU: 'las sanciones son contra los jueces, no el pueblo venezolano'
La vocera del Departamento de Estado de EEUU, Lydia Barraza, dijo que las sanciones anunciadas por el gobierno de Donald Trump van dirigidas a los jueces "que usurparon las funciones de la Asamblea Nacional" y no hacia el pueblo y la economía de Venezuela. Esta decisión, dice Barraza, refleja el compromiso de EEUU de apoyar a los venezolanos a proteger su sistema democrático.
@USAenEspanol
La participación de Kelly parece ser una de las varias razones por las que la Casa Blanca se ha tomado su tiempo antes de aplicar más sanciones contra Venezuela, no porque Kelly se oponga, sino porque quiere estudiar a fondo el plan del gobierno.

Maduro tiene previsto instalar la nueva asamblea constituyente este viernes, un paso de importancia que se cree provocará más medidas por parte de EEUU y la comunidad internacional, que ha condenado las elecciones plagadas de violencia y se niega a reconocer a la nueva asamblea.
El gobierno de Trump ya amenazó con castigar a todos o a algunos de los 545 miembros de la asamblea, entre ellos a Cilia Flores, esposa de Maduro, y al líder del Partido Socialista Diosdado Cabello. El propio Maduro ha salido afectado con las sanciones económicas, lo que lo convierte en el cuarto mandatario del mundo en ser castigado por el gobierno estadounidense.

Maduro a Trump: 'go home, a Venezuela se le respeta, ¡carajo!'

En un animado discurso la semana pasada, el mandatario venezolano Nicolás Maduro, que ha sido asediado por más de 50 días de protestas, acusó al presidente Donald Trump de inmiscuirse en los asuntos internos del país.
Trump, sin embargo, todavía tiene que ordenar una acción económica que sea “fuerte y rápida”, tal como prometió hacer antes de las elecciones. Ello se debe en parte a la reacción con que la comunidad internacional ha rechazado los resultados. EEUU ha podido saber que dentro del gobierno venezolano algunos funcionarios leales a Maduro podrían querer negociar, dijo Rubio.
Rubio advirtió de conflictos internos en el gobierno de Maduro en un discurso que transmitió la estación venezolana Globovisión el lunes. Rubio le declaró al Herald que EEUU se enteró de los problemas a través de diversos fuentes comerciales y también mediante otros países.
“Desde el punto de vista político, si yo fuera Nicolás Maduro, dormiría con un ojo abierto, preocupado de quiénes son los que me rodean”, dijo Rubio.
Lo que el gobierno norteamericano quiere es la restauración del orden democrático, es decir que no se instale la asamblea constituyente, sino que se continúe con el proceso de elecciones regionales libres y justas que desde el año pasado están pendientes.
Mientras Trump ha llamado dictador a Maduro y declarado que la asamblea es ilegítima, diplomáticos del Departamento de Estado también han expresado sus intenciones de conversar, en lo que podría parecerse a la rutina del policía bueno y el policía malo y cuyo efecto lo que ha hecho es confundir de algún modo el mensaje del gobierno.
Rubio y los líderes del gobierno tienen interés en afirmar que las sanciones están funcionando, pero sembrar la desconfianza entre funcionarios del gobierno venezolano es exactamente lo que se busca con las sanciones individuales, dijo Christopher Sabatini, experto en Relaciones Internacionales de la Universidad de Columbia.
“En eso consiste la estrategia, en que resulte más alto el riesgo que corren los que deciden seguir fieles a Maduro”, dijo el experto.
La Unión Europea condenó las elecciones del domingo luego que la compañía que le suministró a Venezuela los programas de computadora y las máquinas admitió que los resultados habían sido adulterados. Gran Bretaña sacó de Caracas a familias de diplomáticos. Colombia, México y Panamá han amenazado con sanciones, al tiempo que España ha insistido que deben implementarse. Entretanto, Perú dijo que no descarta romper relaciones diplomáticas con Venezuela.
La televisión oficialista se ha pasado toda la semana culpando a EEUU por su “actitud agresiva” contra Venezuela.
“La extrema derecha republicana está pidiendo la intervención norteamericana”, decía el jueves un cintillo mientras la estación transmitía una entrevista doblada al español que Fox News le hizo a Rubio.
“La administración Trump intensifica la ofensiva contra el gobierno venezolano”, decía otro cintillo.
“Trágicamente, la situación económica de Venezuela se va a deteriorar aun más en los próximos meses. La escasez que se ha visto en los productos básicos va a empeorar”, dijo un experto. “A los venezolanos y al resto del mundo les resulta claro que la culpa de situación que se vive hoy en día la tienen Caracas y La Habana. Ellos son los responsables.
“Lo que pueda ocurrir es culpa suya y de nadie más. No hay nada que Nicolás Maduro quiera más que Donald Trump se convierta en enemigo de los venezolanos”.
Lo que Kelly podría recomendar se desconoce. Se espera que Pence, quien regresó el jueves de un viaje a Europa, tenga también una participación decisiva en todo el problema. Fuentes cercanas al gobierno de Trump dijeron que por el momento no se contempla una medida severa con respecto al petróleo, aunque la Casa Blanca ha reiterado que todas las opciones están siendo consideradas.
Kelly tiene sólidas relaciones, que se encargó de establecer cuando estaba en el Comando Sur, con Colombia y otros países de la región a los que les preocupa la cantidad de personas que están huyendo de Venezuela, no solo a Colombia y Brasil, sino también a Centroamérica, dijo Andrew Selee, presidente del Instituto de Política Migratoria .
Selee dijo que sería inteligente por parte de Kelly revisar cualquier paquete de sanciones para así cerciorarse de que se presiona al gobierno venezolano pero no se destruye la economía, algo de lo que el país luego tardaría años en recuperarse.
Michael Shifter, presidente de Inter-American Dialogue, una organización de estudios con sede en Washington que sigue los problemas de la región, dijo sin que importe si uno está de acuerdo o con sus prioridades, Kelly comprende la región mejor que nadie en los altos niveles del gobierno de Trump.
“Se trata de alguien que juzgaría sabiamente cuál podrían ser las dificultades políticas en caso de que se sigan opciones diferentes”, agregó Shifter.
elnuevoherald.com

0 comentarios:

Publicar un comentario

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP