¿Por qué en Miami están eliminando las cámaras de los semáforos en muchas de sus calles?

>> 15 de diciembre de 2017

Los días de detenerse en la luz amarilla en los semáforos de Miami, o arriesgarse a una multa si se pasa la luz roja, pronto quedarán atrás después que los comisionados de la ciudad acordaron el jueves eliminar el programa de cámaras en los semáforos a principios del próximo año.


En una votación unánime, los comisionados de Miami aprobaron cancelar el contrato municipal del 2010 con American Traffic Solutions (ATS) para operar y dar mantenimiento a docenas de cámaras en semáforos en toda la ciudad. La votación da a la empresa 60 días para desmontar su lucrativa operación en la ciudad y permite al alcalde Francis Suárez y al comisionado Joe Carollo decir que cumplieron una promesa de campaña.

Para los choferes en la ciudad, la cancelación del contrato significa que las chapas de sus vehículos ya no serán fotografiadas y reportadas por cámaras colocadas en esquinas en toda la ciudad, aunque todavía existirán en otros lugares en Miami-Dade. Las multas de $158 también desaparecerán con las cámaras, pero cualquiera que sea mutado antes que el programa termine oficialmente tendrá que hacer frente a la situación.

“Somos una ciudad muy pobre”, dijo el comisionado Joe Carollo, quien afirmó durante la campaña que Miami tiene más cámaras en los semáforos que cualquier otra ciudad en Estados Unidos. “Es una enorme cantidad de dinero que pierden los habitantes de la ciudad”.


Inicialmente, las cámaras se consideraron una medida de seguridad. Pero pronto el público comenzó a cuestionar si las ciudades pobres instalaban el sistema para ingresar más dinero durante la recesión.

En Miami, una de las municipalidades más pobres de Estados Unidos, Suárez ha tratado de eliminar el programa desde el 2013. Los comisionados pudieron finalmente cancelar el contrato con American Traffic Solutions el jueves gracias a una cláusula que permitía a la ciudad retirarse del acuerdo sin penalidades.

La legalidad del programa también ha sido impugnada. Se espera que la Corte Suprema de la Florida tome un caso en febrero.

Pero la decisión del jueves también tuvo detractores.

Melissa Wandall, cuyo fallecido esposo, Mark, llevó su nombre a la ley estatal que autorizó las cámaras en el 2010, exhortó a los comisionados a que cambiaran de opinión. Lo mismo hizo el sindicato de los policías de Miami, que advirtió que la ciudad también usa las cámara para aclarar delitos y pagar cuentas: si Miami no hubiera cancelado el programa, ingresaría $10.5 millones por concepto de multas en el presente año fiscal, y American Traffic Solutions se llevaría $4.4 millones.

Charles Territo, portavoz de la compañía de cámaras, escribió en un comunicado que los videos de las cámaras se usaron en casi 2,500 investigaciones policiales, y que los choques fatales en intersecciones equipadas con cámaras bajaron de 16 en el 2015 a 4 en el 2016. Territo agregó que “casi 65 por ciento de las multas emitidas fueron a conductores que no viven en la ciudad”.

“Sin importar la decisión de hoy, el hecho es que Miami es una de las ciudades más peligrosas del país para peatones y ciclistas”, dijo Territo. “Les deseamos lo mejor en sus esfuerzos por reducir los choques, lesiones y muertes por accidentes de tráfico”.



Por David Smiley

dsmiley@miamiherald.com

0 comentarios:

Publicar un comentario

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP