La carretera turística, un largo trayecto de paisaje y producción

>> 28 de marzo de 2018

Es una vía que se recorre despacio, debido a sus curvas, y para que el viajero disfrute de su belleza natural
Los 60 kilómetros de trayecto de la carretera turística Gregorio Luperón, desde Gurabo en Santiago hasta la Gran Parada en Puerto Plata, deben ser recorridos despacio, por seguridad y para poder disfrutar de su oferta natural. Al empuje que la vía ha tenido con extracción del ámbar, se agrega la alta producción agrícola y ganadera, actividades de las que viven cientos de familias residentes en las 30 comunidades enclavadas en la cordillera septentrional.



Cultivos de cacao, café, aguacate, flores y frutas, cosechadas con la ventaja de una temperatura agradable, se destacan entre las bondades de una zona montañosa donde nacen ríos y arroyos de gran atractivo para los visitantes. Con la agilización de los trabajos de reconstrucción y ampliación de la carretera turística, los residentes en las zonas cercanas esperan un nuevo despertar o renacer del desarrollo que una vez permitió a la zona ser un referente atractivo visitado por los turistas extranjeros. 

Desde Palo Quemado hasta el distrito municipal de Pedro García se desarrolla una interesante industria artesanal con material de ámbar, una piedra que los interesados también pueden adquirirla en bruto. La Cumbre también tiene un valor de recuerdo histórico, pues allí, un 25 de noviembre de 1960, fueron lanzados los cuerpos de las hermanas Patria, Minerva, María Teresa Mirabal y del chofer de éstas, Rufino de la Cruz, durante la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo. En honor a ellas, en ese lugar fue levantado un monumento que es visitado por estudiantes de diferentes comunidades. 

Pero también, dentro de las atracciones que están en la ruta se encuentra una de las viejas mansiones de Trujillo, ubicada en la misma comunidad, y que desde hace varios años forma parte de la Ruta del Café. En varias ocasiones, tanto la Asociación para el Desarrollo Incorporada como Codocafé han destinado recursos económicos para su rescate.

Ante el impedimento por parte del Ministerio de Medio Ambiente, de la extracción del ámbar con maquinaria y regresar a lo artesanal, los residentes han vuelto a retomar la producción de café y cacao en comunidades donde ya se habían alejado de la producción agrícola. Mientras cientos de familias en Pedro García, distrito municipal perteneciente a Santiago de los Caballeros, deben su subsistencia a estos cultivos.

Para Santos Rodríguez, la reconstrucción de la carretera turística es esencial, ya que les permitirá aumentar las ventas de frutas. Su puesto de venta desde mamones, caimito, coco, aguacate, guineo, zapote y otros, le ha permitido criar a su familia.

“Lo importante, es que se nos hará más fácil sacar nuestras mercancías. En mi caso, mi hijo y yo que vivimos de la siembra del cacao. Ahora tenemos mayor esperanza del resurgir de esta zona”, expresó Carlos Domínguez, residente en La Cumbre de Juan Veras.

Las comunidades como La Cumbre, El Llano, Pedro García, Lajas, Yaroa, Sonador, Tubagua, Yásica, El 30, La U, El 20, El Capaz, Los Mellizos, Camú, Palo Quemado, la Cumbre de Juan Veras, ubicadas en el trayecto de la carretera Gregorio Luperón, se destacan por su alta producción lechera.
En Yásica, Puerto Plata, es común la producción de miel de abeja de alta calidad, la cual tiene una gran demanda.

Aunque en el pasado vivieron momentos de mucho dinamismo, ya que los touroperadores incluían entre los lugares a visitar un paseo por la carretera turística, luego de los deslizamientos de tierra que arruinaron casas y parte de la vía, muchos de los negocios quebraron.

Muchas de las familias se vieron obligadas a abandonaron el lugar mientras otras se quedaron con la esperanza de una reconstrucción y de un renacer y es lo que esperan cuando esta carretera se concluya.

Ya hay muchos de sus tramos transitables. La empresa constructora trabaja en asfaltado de varios tramos y corrige los puntos críticos y problemas de hundimientos. En la zona de Gurabo, donde inicia el tramo de la turística desde Santiago, y bajo el programa Cultivando Agua Buena que promueve la Asociación para el Desarrollo Incorporada (Apedi), se trabaja junto a la comunidad en planes de rescate de los principales ríos que nacen en la cuenca. Uno de ellos busca la reducción de riesgo en las riberas del río Gurabo, en sus tres tramos. Esto permitirá que con su recuperación, las personas puedan volver a visitarlo y bañarse en su otrora agua cristalina.

Esperanza
Cuando concluya la reconstrucción de esta vía, a los agricultores se les hará más fácil sacar sus mercancías.


Por Miguel Ponce, elcaribe.com.do

0 comentarios:

Publicar un comentario

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP