Deporte de luto en Puerto Plata

>> 29 de agosto de 2018

Puerto Plata (Por: Manuel Frias): En nuestra ciudad existen como en otras del país, actividades deportivas profesionales y semiprofesionales que atraen al público local en sus diferentes disciplinas. 


Para la conocida Novia del Atlántico, estas actividades han liberado al puertoplateño del estancamiento y del estrés sociocultural que vive la ciudad; pero aun así, estos ciudadanos amantes del deporte, se encuentran en el mismo lugar que han estado tratando de escapar.
Con 3 franquicias profesionales en tres categorías deportivas élites del país, Puerto Plata se encuentra en un círculo especial de ciudades en nuestro país, como son Santo Domingo, Santiago, San Francisco, La Vega y la Romana, las cuales poseen tres equipos o más profesionales participando en las ligas de Béisbol, Fútbol y Baloncesto; y aunque la Franquicia de béisbol en el norte del país no pertenece al Béisbol de Invernal, dicha franquicia pertenece a una Liga Profesional de Béisbol de Verano que se realiza cada año en el país, la cual le brinda el mérito d profesional. Atlántico FC campeones de la LDF (Fútbol) en el 2017, Tiburones del Norte, campeones del 2015 (Béisbol de Verano) y Huracanes del Atlántico (Baloncesto), conforman la trilogía de franquicias que operan en la Tacita de Plata.
Para Puerto Plata este 2018 ha sido un año para el olvido, teniendo fuera de acción a los Huracanes, quienes no participaron esta temporada de la Liga Nacional de Baloncesto por problemas estructurales en el Bajo Techo de esta ciudad. Aunque el año pasado Atlántico FC se corono campeón, se quedaron cortos en puntajes para clasificar a los playoff de la Liga Dominicana de Fútbol y de la misma forma, los Tiburones solo quedaron a un partido de ir al Round Robín de la Liga de Verano; lo cual deja a los puertoplateños sin nada en que invertir su tiempo libre deportivamente hablando.

Pero no solo es el caso de no poder participar en playoffs que tienen en común estos conjuntos (y a estos incluimos a los Huracanes, ya que si hubieran participado, tendrían el chance de ir a los playoffs), también está el detalle estructural de sus instalaciones deportivas.
El Complejo Gregorio Luperón, que compone el Techado Fabio Rafael González, el Campo de Futbol Leonel Placido y las áreas de Voleibol, Boxeo y Artes Marciales, se encuentran en estado de emergencias; principalmente el Bajo Techo, el cual posee una gran parte del mismo corroído por las inclemencias del clima que brindan las zonas costeras del país. Su estado ha impedido que la Asociación de Baloncesto local realice sus actividades cotidianas, por el miedo a que un visitante ya sea jugador o fanático salga herido por algún desprendimiento del techado mismo.
A diferencia de Baloncesto, el campo de fútbol se mantiene operando, pese a que su terreno no está apto para jugar el nivel que posee la liga actualmente. Tampoco poseen camerinos y oficinas para que los equipos como Atlántico FC y sus rivales, puedan ducharse tras cada partido de la liga; y para colmo, estos deben de dirigirse al bajo techo de baloncesto a realizar esas actividades, los cuales están a expensas del deterioro del ya mencionado techado y lo que les pueda ocurrir tras un desprendimiento del mismo.
También está el caso del Estadio de Béisbol José Briceño. Aunque no está en el complejo Gregorio Luperón, el mismo se mantiene operando de igual forma que el campo de fútbol, con deficiencias que abarcan desde no poseer club house para el equipo de casa y mucho menos para el equipo visitantes, que estén aptos para su uso. No poseen torres para la iluminación de los partidos en horas nocturnas, tienen un techado prácticamente volante y su terreno, que a pesar del acondicionamiento que se le brinda, no está apto para el nivel de la Liga Invernal; lo cual deja a los fanáticos a la expectativas del futuro del mismo y de la oportunidad de entrar a la pelota de otoño.
A raíz de estas deficiencias estructurales deportivas de nuestra ciudad y a pesar del deseo por las tres directivas de seguir llevando al público un producto seguro, atractivo, dinámico, barato y familiar, los mismos se están viendo en la necesidad bajar sus costos operativos para competir en sus respectivas ligas. Esto no es evitando participar sus torneos de cada año; lo que ellos quieren evitar es un accidente que pueda producirse por el nivel de daños estructurales ante sus jugadores y fanáticos que se dan cita a cada fecha destinada para estos eventos.
Lo cierto es que la Novia del Atlántico, pasó de ser de Novia a Viuda, por el abandono y olvido de todas las instituciones deportivas relevantes de esta ciudad, las cuales se han apartado de la unidad colectiva y la lucha por el bien común y simplemente, se han enfocado en sus actividades curriculares y personales.
Esperemos que en el futuro no muy distante, la unidad arrope a cada una de las instituciones deportivas locales y por qué no; a cada puertoplateño mismo, para que de una vez y por todas, el sector deportivo local se una en una sola voz en pos del desarrollo deportivo puertoplateño. De lo contrario, seguiremos teniéndolo todo y a la vez teniendo nada!

0 comentarios:

Publicar un comentario

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP