Pillaje y salvajismo sin piedad en las vías públicas

>> 2 de febrero de 2019

El jueves 24 del próximo pasado mes, ocurrió un grave accidente automovilístico en el tramo Cruce de Esperanza-Maizal de la carretera Duarte, cuando una yipeta se deslizó y volcó. Como consecuencia de este percance, perdieron la vida cuatro personas, salvándose una joven de 26 años, testigo presencial de toda la barbarie que ocurrió a continuación.


El vehículo había salido del aeropuerto de Las Américas con destino a Montecristi, por motivo de haber ido a recoger familiares que venían desde Italia donde residían. Traían tres grandes maletas, carteras, dinero en efectivo y teléfonos móviles. A seguidas del aparatoso accidente, las personas que acudieron que se pensaba iban a socorrer los accidentados, en su lugar procedieron a robarles las maletas y despojarlos de las carteras, prendas, dinero en efectivo y los teléfonos, ante la atónita e indefensa mirada de la sobreviviente, que impotente presenció ese vandálico acto efectuado por desaprensivos, que no tuvieron compasión para los ocupantes que estaban heridos en el interior del vehículo.


Esta desgarradora y montaraz escena es bastante frecuente en los alrededores de Villa Altagracia, sobre todo si el accidente ocurre de noche, donde la oscuridad deviene cómplice de los saqueadores. En esta zona han ocurrido accidentes patéticos, causados por tunantes que se dedican a lanzarle piedras a los vehículos en la noche. En una ocasión, hirieron de una pedrada en la cabeza a una joven artista integrante del Grupo Las Mariposas.

No comprendemos como, tanto la Policía Nacional como los vehículos de Auxilio vial del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), no patrullan este sector y comprueben las diferentes modalidades que se emplean para despojar a los viajeros de sus pertenencias; tales como: introducir un afilado clavo en una fruta para cuando la goma la pise y se desinfle, enseguida los asaltan. Ahora tienen una nueva modalidad, la cual consiste en arrojar huevos a los parabrisas de los vehículos y cuando los conductores accionan las escobillas limpiavidrios, el cristal se empaña y el conductor tiene obligatoriamente que detener el vehículo, pues su visión ha sido obstaculizada por el embadurne que producen los huevos.

En esta demarcación, tuve la mala fortuna de presenciar un aparatoso accidente en donde había varios heridos desparramados por el pavimento. Cuando me aproximé para ver si podía auxiliar algún herido, un testigo ocular me relató, que un jovencito que estaba inerte, había sido víctima de un garrotazo propinado en su cabeza, cuando se resistió a ser despojado de unos zapatos tenis de marca que llevaba puestos. Supe posteriormente por la prensa, que había fallecido, quedando impune este crimen, por no haberse podido identificar al que propinó el golpe que le causó la muerte, ya que este infortunio ocurrió de noche. Por eso es recomendable, siempre que sea posible, circular de día por si las moscas.

Es frecuente observar en nuestras carreteras como “verdaderas aves de rapiña”, asaltan camiones o camionetas accidentados cuyas cargas están constituidas por huacales de cervezas y refrescos; o patanas con fundas de cemento y también de maíz a granel, en cuyos casos el conductor, que generalmente transita solo, observa cómo se pelean los asaltantes por los bienes que transportaban, sin poder evitarlo, so pena de arriesgar su vida.

Creemos que nuestras autoridades, tanto policiales como judiciales, deberían cargarles todo el peso de la ley con circunstancias agravantes, ya que al despojar a viajeros accidentados se incurre en un doble delito; robarle a un fallecido o herido desvalido y en caso de violencia física, podría imputársele asesinato agravado con premeditación y alevosía. Si queremos preciarnos de que nos consideren un país civilizado en el cual se respetan los derechos humanos, debemos erradicar los asaltos y actos vandálicos en nuestras vías públicas, con cuyas acciones se libera el primitivismo, que a nuestro pesar llevamos dentro.

Por 

0 comentarios:

Publicar un comentario

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP